Brasil.- El colapso de una represa en una empresa de minería deja más de 4 mil damnificados en Río de Janeiro

Actualizado 12/01/2007 0:09:21 CET

RÍO DE JANEIRO, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un mancha de lodo que se produjo por la rotura de una represa de la empresa Mineradora Rio Pomba Cataguases, en las ciudades de Laje de Muriaé y San José de Ubá e Itaperuna, dejo a los cerca de 90 mil habitantes de estas tres ciudades sin agua potable y tuvieron que abastecerse tan solo con camiones cisterna, informó hoy el Gobierno del estado brasileño de Minas Gerais.

La rotura provocó el derrame de unos 2.000 millones de litros de barro, bauxita y sulfato de aluminio vertidos a ríos que abastecen a estas localidades. Más de 4.000 vecinos tuvieron que ser desalojados de sus viviendas, según el servicio oficial de noticias Agencia Brasil.

El Gobierno del estado de Minas Gerais, al sureste brasileño, ordenó el cierre de la empresa Río Pomba tras la rotura de la represa, que se produjo el miércoles por la mañana. Se trata de la tercera rotura que se produce desde 2003. La compañía enfrenta multas de unos 50 millones de reales (23,2 millones de dólares) por el último derrame, dijo Agencia Brasil.

"Es descuido de las personas porque la represa se llena con la lluvia, pero no de un momento para otro", señaló el coordinador de la oficina Recursos de Agua del departamento de ingeniería de la Universidad Federal de Río de Janeiro, Paulo Canedo.

La empresa dijo en un comunicado que había trabajado junto a la gobernación de Minas Gerais para prevenir los derrames tras la última rotura, que se produjo en marzo de 2006. El comunicado indicó también que informó a las autoridades de Minas Gerais y de Río de Janeiro a primera hora de la mañana del miércoles.

El abastecimiento de agua potable se clausuró hoy en las ciudades de Laje do Muriae, Sao José de Ube e Itaperuna, en la frontera de ambos estados, dijo Agencia Brasil.

La Compañía Sanitaria de Minas Gerais, que atiende la zona afectada, dijo que la demanda de agua se está satisfaciendo mediante camiones cisterna. Funcionarios de la Defensa Civil distribuyeron cestas de comida y equipos básicos de primeros auxilios.

Una de las localidades más afectadas fue la de In Muriaé, una población de 85.000 habitantes a unos 318 kilómetros al noreste de Río. Allí el agua contaminada por el derrame cubrió las casas, mató peces y dejó una capa de barro de dos metros de altura en las paredes de los edificios de la ciudad.

Varios grupos de ecologistas declararon hoy que este desastre estaba "anunciado" debido a las inusuales fuertes lluvias que han caído a lo largo del sureste de Brasil desde el 31 de diciembre. Los intensos aguaceros han provocado la muerte de 37 personas, la mayoría bajo el lodo desprendido de montañas donde se ubican humildes y endebles viviendas, según la prensa local.