Brasil.- Dos personas confiesan el asesinato y la posterior incineración en su vehículo de una familia tras robarles

Actualizado 13/12/2006 19:54:51 CET

SAO PAULO, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Dos sujetos confesaron haber incinerado a una familia dentro de un vehículo después de robarles, dijeron el hoy las autoridades. Las víctimas son una mujer de 32 años, su marido, de 31 y su hijo de 5 años de edad. También otra mujer que estaba dentro del vehículo resultó con fuertes quemaduras y se encuentra en estado grave.

Después de robarles, los atracadores decidieron matar a la familia de tres personas, entre los que se encontraba un niño de cinco años a 100 kilómetros al norte de Sao Paulo. Además, otra mujer sobrevivió al asalto aunque enfrenta quemaduras graves, informa hoy el diario brasileño 'La Fohla de Sao Paulo'.

Los dos sujetos fueron detenidos ayer y confesaron haber atado a las víctimas, rociarlas con gasolina y prenderles fuego, agregó la portavoz de la policía, Luciana Oliveira. Se trata de Joabe Severino Ribeiro, de 36 años, y su cuñado, identificado sólo como Luis Fernando Pereira, de 38. Ambos fueron capturados dos días después de los asesinatos.

Tras las detenciones, unas 50 personas intentaron entrar en la prisión en la que se encuentran los detenidos para lincharlos. Las autoridades lograron evitar el incidente y trasladaron a los hombres a otro centro. No hubo heridos durante el altercado con la gente, dijo Oliveira.

Los ladrones entraron en la casa de Leandro Donziete de Oliveira y Eliane Faria da Silva el domingo por la noche. Hubo un momento en el que Silva reconoció al cuñado de Ribeiro y los atacantes decidieron matar a la familia para evitar ser identificados posteriormente, dijeron las autoridades.

La policía indicó que los sujetos se llevaron a la familia a una tienda de Silva donde robaron 9.400 dólares (7.100 euros). Después les llevaron a una calle donde los criminales los ataron dentro del interior de su coche. En seguida los atacantes los rociaron con combustible y prendieron fuego al vehículo antes de huir en un Opel Kadett.

El matrimonio murió en el vehículo y el niño falleció el martes tras padecer quemaduras en el 90 por ciento de su cuerpo. La otra mujer está aún hospitalizada en estado grave.

Luciana Michelle Dorta, la mujer que logró sobrevivir, consiguió romper una de las ventanas del coche y en seguida tiró al niño por la ventanilla para sacarlo de las llamas, aunque no logró salvarle la vida. Ella sufre quemaduras en el 70 por ciento de su cuerpo y su pronóstico es grave.

Cuando la policía llegó al lugar de los hechos el automóvil estaba envuelto en llamas. La mujer, Eliane, fue encontrada en el asiento del copiloto con las manos atadas en su espalda. Su esposo, Oliveira estaba atado dentro del maletero.

Tras su detención, Ribeiro fue interrogado porque sus manos estaban quemadas. Inicialmente dijo que había sufrido un accidente laboral, pero luego le dijo a la policía que él y su cuñado participaron en la masacre.