Actualizado 05/12/2006 20:33:39 +00:00 CET

Brasil/EEUU.- Brasil devuelve el pasaporte a los dos pilotos norteamericanos del accidente aéreo que dejó 154 muertos

SAO PAULO, 5 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Justicia Federal brasileña determinó hoy la devolución de los pasaportes a los estadounidenses Jan Paul Paladino y Joseph Lepore, pilotos de un jet Legacy que colisionó el pasado 29 de septiembre con un Boeing de la aerolínea brasileña Gol, dejando un saldo de 154 muertos.

Según informaciones del Tribunal Regional Federal, recogidas por el diario 'Folha de Sao Paulo', los documentos deberán ser entregados en las próximas 72 horas, periodo durante el que la Policía tendrá que interrogar a los dos pilotos. La decisión de conceder el 'habeas corpus' fue unánime.

Tras el accidente, la Justicia brasileña mantuvo retenidos los pasaportes de los dos pilotos estadounidenses, que no han podido abandonar Brasil desde entonces.

El Tribunal afirma, en su decisión, que la Constitución prevé igualdad de trato entre brasileños y extranjeros. El relator Candido Ribeiro explicó que los dos pilotos poseen una dirección cierta y empleo.

Sin embargo, el abogado Mario de Oliveira Filho, que representa a Rosane Giutjhar, viuda de una de las víctimas del vuelo, consideró "extraña" la concesión de la libertad a los pilotos. "Nunca vi un 'habeas corpus' con plazo de validez", afirmó.

"Habiendo o no un agujero negro (en el espacio aéreo), los pilotos no cumplieron con el plan de vuelo, entrando deliberadamente en la dirección contraria", agregó. El pasado día 17, otra petición para entregar los pasaportes de los pilotos fue rechazada por la Justicia Federal de Brasilia.

El Boeing 737 con 154 personas a bordo, que viajaba de Manaos a Río de Janeiro con escala en Brasilia, se estrelló poco después de chocar en pleno vuelo con un pequeño jet privado tipo Legacy N600XL, que estaba pilotado por dos ciudadanos estadounidenses y que pudo realizar un aterrizaje de emergencia en la selva.

Según las transcripciones de la caja negra, recuperada unos días después del siniestro, la torre de control autorizó erróneamente a los pilotos del Legacy a volar a una altitud de 37.000 pies, la misma en la que se encontraba el Boeing 737 en el momento en que se produjo la colisión.