Actualizado 05/01/2010 21:57 CET

Brasil.-El estreno de la película sobre Lula genera molestias en la oposición que la califica como "propaganda" política

RÍO DE JANEIRO, 5 Ene. (Reuters/EP) -

El estreno esta semana de la película 'Lula, hijo de Brasil', que da a conocer la notable historia de la vida del mandatario brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, provocó el enojo de políticos rivales, que califican el filme como una "propaganda" de dos horas de duración que busca generar un efecto en las elecciones generales de este año.

Algunas escenas muestran el magnetismo y las agallas que llevarían a Lula a encabezar el sindicato de trabajadores más poderoso de Brasil y, finalmente, llegar a la presidencia del país más grande de Latinoamérica.

La película, que a un costo de 12 millones de dólares (8,3 millones de euros) ha sido la de mayor presupuesto en la historia del cine brasileño, corona un año en que el ex trabajador metalúrgico y líder sindical de 64 años cimentó su lugar entre los líderes más populares y exitosos del mundo.

La economía brasileña repuntó con fuerza de la crisis financiera global, lo que ha ayudado a mantener el índice de aprobación de Lula por sobre un 70 por ciento.

En octubre pasado, los esfuerzos del mandatario brasileño ayudaron a Río de Janeiro a ganar la carrera por convertirse en sede de los Juegos Olímpicos 2016, lo cual fue visto como el más reciente hito en el ascenso de Brasil como potencia global.

CRÍTICAS DE LA OPOSICIÓN

Pero el momento en que se estrena la película, previamente a las elecciones generales de octubre, y la forma en que muestra los primeros años de Lula se han dado una connotación inequívocamente política.

Políticos de la oposición han dicho que se trata de una emisión "eleccionaria" que apunta a mejorar las posibilidades de la candidata presidencial escogida por Lula, su jefa de Gabinete, Dilma Rousseff. Por ley, el presidente no puede presentarse a un tercer período consecutivo.

"Estaría bien hacer una película después de que acabe su vida política, pero tratar de convertirlo en un mito en un año de elecciones obviamente está influenciando el proceso electoral", dijo Ronaldo Caiado, líder del opositor Partido de los Demócratas en la Cámara de Diputados.

Caiado pidió al Gobierno que entregue detalles sobre contratos con los patrocinadores del filme, entre los que se cuentan empresas que tienen importantes contratos vigentes con el Gobierno de Lula. "Esto es una agresión contra las leyes electorales de Brasil", agregó el parlamentario.

Los seguidores de Lula han desestimado las críticas, calificándolas de quejas partidistas y han insistido en que el Gobierno no tuvo nada que ver con el momento en que fue estrenada la película.

La oposición también está molesta por acuerdos que permitirán a millones de trabajadores sindicales comprar entradas a mitad de precio para ver la película, aumentando su potencial impacto electoral.