Justicia da 60 días a Gobierno de Maranhao para reformar las cárceles

Actualizado 14/01/2014 23:14:08 CET
Cárcel brasileña en la ciudad de Sao Paulo (2006).
Foto: REUTERS

BRASILIA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

   La Justicia de Brasil ha comunicado este martes al Gobierno del estado de Maranhao, en el norte del país, que en el plazo de 60 días deberá construir y reformar los presidios de la zona, tras estallar una fuerte crisis en el sistema judicial, después de que se conociera la lamentable situación de hacinamiento en la que vivían muchos presos, además de numerosos casos de torturas y asesinatos.

   La decisión ha estipulado que los centros penitenciarios, además de respetar las reglas jurídicas de la legislación brasileña, deben ser reconstruidos, especialmente, en el interior, donde se les ha achacado mayores desperfectos y carencias. Así, las remodelaciones y nuevas construcciones deberán dar cabida suficiente a la demanda de población carcelaria de Brasil.

   El juez, tal y como han informado medios brasileños, ha determinado que las reformas y adaptaciones pertinentes se realicen en las unidades penitenciarias del presido de Pedrinhas, centro en el que se han registrado los últimos casos más violentos.

   En caso de no llevarse a cabo la orden en el plazo estipulado, el estado de Maranhao deberá abonar una multa diaria algo superior a los 21.000 dólares.

   Las prisiones de Brasil registraron en 2013 un total de 218 homicidios, una media de una muerte cada dos días. Solamente el Complejo de Pedrinhas en Sao Luis, Maranhao, registró un 28 por ciento del total nacional. Y es que la posibilidad de morir en los presidios de Maranhao casi 60 veces mayor que la de morir en las calles.

   Maranhao enfrenta desde finales de 2013 una grave crisis de seguridad. Desde el año pasado 62 detenidos fueron asesinados, siendo tres de ellos decapitados. Las imágenes de los decapitados fueron grabadas por los mismos presos que luego las enviaron a los medios de comunicación.