Brasil.- Las muertes por conflictos agrarios en Brasil experimentaron un crecimiento del 106 por ciento en 2005

Actualizado 19/04/2006 23:43:50 CET

BRASILIA, 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las muertes como consecuencia de conflictos agrarios en Brasil experimentaron un crecimiento del 106 por ciento a lo largo del pasado año, según datos de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT), ya que fallecieron 64 personas, mientras que en 2004 se registraron 31 casos.

Según el informe, la violencia en el campo tiene diversas caras. Existe la violencia directa, que expulsa a familias y asesina a trabajadores, y otra que llama poco la atención, pero que se revela en el sufrimiento y en las muertes como consecuencia de los conflictos en el campo, fundamentalmente por la posesión de la tierra, informa la agencia Adital.

La concentración territorial, la no demarcación de las tierras indígenas y la falta de una reforma agraria hacen crecer el número de víctimas, sobre todo niños indígenas, que murieron por desnutrición o por falta de atención básica adecuada. También hay denuncias de casos de muerte de trabajadores, cortadores de caña de azúcar, en San Pablo, por exceso de trabajo, lo que provocó 13 muertes en 2005.

La CPT señaló que "mientras que el Ministerio de Agricultura, Pecuaria y Abastecimiento (MAPA) y los empresarios del agronegocio crean todos los obstáculos y dificultades para que se alteren los índices de productividad de las propiedades, establecidos desde la década de 1970, se exige un esfuerzo y una productividad cada vez mayor de los trabajadores".

CRECEN LOS CONFLICTOS

En 2005, el número de conflictos registrados fue el mayor de los 21 años desde la publicación de 'Conflictos en el Campo Brasil', ya que tuvieron lugar un total de 1.881, mientras que en 2004 fueron 1.801, lo que supone un crecimiento del 4,4 por ciento.

En cambio, los asesinatos por este tipo de conflictos permanecieron inalterados, pues en 2005 se produjo uno más que el año anterior. En cuanto a las familias expulsadas de la tierra, hubo un aumento significativo del 42,5 por ciento.

Relacionando el número de conflictos y de violencia con los datos de la población rural, estos números son significativamente mayores en los estados donde más crece y se expande el agronegocio, es decir, en las regiones Centro-Oeste y Norte. Mato Grosso aparece con el mayor índice (6,71 por ciento), seguido por Pará (5,15 por ciento) y Goiás (2,92 por ciento). Entre los estados de la región Sur, Paraná presentó el más alto índice de conflictividad y violencia (1,3 por ciento), y en el Nordeste, Alagoas registró el 1,02 por ciento, seguido de Pernambuco (0,87 por ciento).