Actualizado 08/06/2006 14:15 CET

Brasil.- Nestlé llegó en 2004 a 82.400 niños en Brasil a través de 'NUTRIR', su campaña nacional contra la desnutrición

Respecto a la protección del entorno, entre 2001 y 2004 la empresa redujo un 17% sus emisiones de CO2 en toda América Latina

MADRID, 8 Jun. (EUROPA PRESS) -

Contribuir a una alimentación nutritiva es, a juicio de Nestlé, su aportación más "significativa" a la sociedad. A través de 'NUTRIR' más de 82.400 niños fueron tratados contra la desnutrición en 2004 en Brasil. Ésta iniciativa forma parte del concepto de 'Creación Valor Compartido', el modelo de responsabilidad corporativa de Nestlé en América Latina.

Con este planteamiento, la empresa trata de "beneficiar a la sociedad y el Medio Ambiente", además de a la propia organización, según recoge el Informe de la empresa para América Latina, 'El Concepto de Responsabilidad Social Corporativa de Nestlé', elaborado por el Grupo Fundación Estratégica (FSG, por sus siglas en inglés).

"Ninguna empresa puede sobrevivir a la larga en una sociedad fracasada", apunta el texto. En este sentido, Nestlé apuesta por crear "valor social" en todas las etapas de la cadena (agricultura y suministro, manufactura y distribución y productos y consumidores).

La compañía, que tiene 72 fábricas en América Latina y emplea unas 32.000 personas, apuesta por el "desarrollo local", en base a unos "principios empresariales", así como los Diez Principios del Pacto Mundial de Naciones Unidas, que ha suscrito.

La piedra angular de la 'Creación de Valor Compartido' para la compañía es 'NUTRIR', una iniciativa contra la desnutrición que trata de combatir un problema que afecta a unos ocho millones de familias en Brasil.

A través del trabajo voluntario de empleados, nutricionistas y expertos, se capacita a profesores con el fin de que interactúen con los padres. En 2004, según sus datos, el programa capacitó a 1.720 adultos y llegó a 82.400 niños. Unas 315 instituciones y 630 profesores en 19 ciudades participaron en el Programa.

En la actualidad, NUTRIR es un programa Nacional, presente en nueve estados y en el Distrito Federal (México) y se destina a tratar la obesidad, que padece un 40 por ciento de la población.

El programa se extendió también a Perú donde, igualmente, los niños sufren de desnutrición crónica. A través del 'Nutrimóvil', una unidad de nutrición que visita a los consumidores en sus hogares, contactó con 11.000 personas durante 50 visitas.

En la apuesta por la nutrición, surgen otras iniciativas como 'Sopa Crecimiento' de Maggi, una sopa con la que la empresa quiere llegar a los segmentos de población más pobres. El producto, explica, nace con un precio "asequible" para los quince millones de niños que viven en Centroamérica, donde la mitad de la población vive bajo el umbral de pobreza.

En relación con los consumidores, Nestlé "crea valor" a través de la investigación. Con el fin de prevenir y abordar los problemas de salud la empresa desarrolló la línea de productos 'Nutren Optimum', en colaboración con el Instituto de Tecnología Alimentaria y de Nutrición de la Universidad de Chile (INTA).

Según explica el profesor del INTA, Daniel Bunout, los estudios ayudaron a determinar las necesidades de nutrientes de los ancianos, lo que contribuyó a modificar el Plan de Dieta Complementaria para Ancianos del Gobierno.

INGRESOS JUSTOS

En lo referente a Derechos Humanos, la compañía destaca dos proyectos agrícolas desarrollados en El Salvador y Colombia, que apoyan derechos como "la seguridad" y "el comercio justo".

En el Salvador, los granjeros se han constituido en cooperativas, integradas en un 20% por mujeres, que suministran café a 'Nescafé Partners'Blend', una marca con certificado de Comercio Justo. Junto con la empresa ECOM, Nestlé proporciona apoyo técnico, material y agrícola para mejorar la producción de los cafeteros.

Por otra parte, en colaboración con el Centro Internacional de Agricultura Tropical, la empresa promovió el cultivo de 1.400 hectáreas de hierba en Caquetá (Colombia), como "punto de partida" para el desarrollo del distrito lechero, cuando apunta, en América Latina la inversión en I+D no supera el 0,5% del PIB.

El presidente del comité de ganaderos del Caquetá, Rafael Torrijos reveló que, en la actualidad, producen 400.000 litros de leche al día lo que, "convierte a Nestlé en el motor de desarrollo de la región".

La empresa destaca, además, su labor en la creación de empleo. A través de la iniciativa gubernamental Primer Empleo, en Brasil, Nestlé habrá creado este año unos 2.000 puestos de trabajo para jóvenes menores de 24 años, en un país donde el 13% de la fuerza productiva está en paro.

En Colombia, Nestlé creó 250 nuevos puestos de trabajo entre 2004 y 2005 en sus fábricas, donde un 60% de los empleados están sindicados, en contraposición al 5% nacional.

Las compras de la empresa a los proveedores locales en Latinoamérica superan los 2,5 miles de millones de euros y se calcula que indirectamente la empresa sostiene unos 650.000 puestos de trabajo.

Asimismo, la compañía considera "esencial" crear un entrono laboral que proteja la salud y el bienestar. A través de 'Calidad de Vida', los empleados de Brasil disfrutan de instalaciones deportivas y revisiones médicas. Concretamente, el informe revela que en 2004, gracias a las sesiones de fisioterapia, "se logró una reducción de 4.000 horas de bajas laborales".

AGRICULTURA SOSTENIBLE

El Sistema de Gestión Medioambiental de Nestlé (NEMS), basado en la normativa ISO 14001, es la herramienta que utiliza para "preservar los recursos naturales" y "reducir al mínimo los residuos".

Desde la Plataforma de Iniciativa para una Agricultura Sostenible (SAI), integrada en la actualidad por otras 20 empresas además de Nestlé, se insiste en los productos cultivados con métodos "medioambientalmente sólidos".

Asimismo, el texto recoge las iniciativas para el tratamiento de aguas residuales. La planta de la compañía en la localidad colombiana de Bugalagrande recibió el premio al Mérito Ecológico de las autoridades.

Respecto de la política de Medio Ambiente, la compañía afirma poner el énfasis en el uso "eficiente" de las materias primas, el agua y la energía. Como señalan los datos, entre 2001 y 2004 la empresa redujo un 17% sus emisiones de gases de efecto invernadero en América Latina. En Chile, por ejemplo, la sustitución de combustibles fósiles por gas natural significó una reducción de 20.000 toneladas al año de CO2 en la fábrica de café instantáneo y cereales de Graneros.

En cuanto al agua, las cifras muestran que se ha producido una reducción del 25% en el consumo de agua dulce por tonelada de producto en los últimos cuatro años en sus operaciones en Latinoamérica.

Como complemento al informe, Nestlé incluye la auditoría de todos estos datos, realizada a través de CARE, una empresa externa que valide su política de RSC, y que es, según la consultora FSG, "una buena hoja de ruta para el futuro".