Brasil.- Obispo del Sínodo sobre la Amazonia señala que la Iglesia debe comenzar a confesar los "pecados ecológicos"

Publicado 11/10/2019 17:19:32CET

ROMA, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El arzobispo de Palmas (Brasil), monseñor Pedro Brito Guimarâes, ha señalado que la Iglesia debe comenzar a confesar los "pecados ecológicos" al tiempo que ha invitado a la reflexión en el modo de evangelizar porque "a menudo los vacíos son ocupados por otros allí donde nosotros no podemos llegar".

"No podemos relativizar la cuestión del medio ambiente. Debemos mencionar los pecados ecológicos que también son algo nuevo para la Iglesia. Debemos comenzar a confesarlos", ha considerado durante la presentación ante los periodistas de los trabajos del Sínodo de la Amazonia que tienen lugar en el Vaticano.

Brito Guimarâes ha sido también consultado sobre el alejamiento de fieles católicos hacia Iglesias evangélicas y ha considerado que "este fenómeno del cambio de religión está muy extendido y uno de los motivos es la falta de acogida".

La Amazonia, un territorio de más de mil millones de kilómetros cuadrados que se extiende por nueve países, se caracteriza por el difícil acceso a los lugares donde viven las comunidades indígenas. Los misioneros y religiosos de la zonas pueden llegar a emplear hasta 3 días para llegar a través de ríos en canas a motor. La falta de sacerdotes impide a estas comunidades el acceso a la eucaristía.

Por eso, el Sínodo plantea nuevos caminos de Evangelización que deberán ser votados por los más de 180 obispos de todo el mundo y recogido en un texto final que será entre al Papa para su revisión. Brito Guimarâes ha considerado que "a menudo los vacíos son ocupados por otros allí donde nosotros no podemos llegar".

Además ha defendido a los pueblos indígenas y ha señalado que son muy frágiles. "Muchas veces los indígenas están aislados porque se ven obligados a huir. Se defienden escondiéndose en el bosque. A menudo se enferman. Debemos respetarlos. Son personas frágiles", ha planteado.

MUJERES EN EL SÍNODO

Por su parte, la hermana Birgit Weiler, de la Congregación de las Hermanas Misioneras Médicas, ha señalado como un logro el hecho de que este Sínodo cuente con 35 mujeres, la mayor participación femenina en una reunión de este obispos en la Iglesia. "Hay una atmósfera muy abierta para las hermanas y religiosas, somos muy aceptadas en el grupo, no hay actitud clerical, hay mucha libertad de discurso", ha manifestado.

"Es hermoso que podamos hablar sobre cómo nos sentimos las mujeres en la Iglesia. Somos una comunidad de hermanas y hermanos tratando de vivir juntos lo que el espíritu quiere decirle hoy a la Iglesia", ha agregado.

Sin embargo, las mujeres no tienen derecho a voto, algo reservado exclusivamente a los obispos. Sobre este punto, Weiler ha especificado que ha sido "un punto fuerte, incluso por obispos, el tema del reconocimiento, que caminar juntos en forma sinodal significa decidir todos también".

"Esperamos ser invitadas para asumir posiciones de liderazgo. Se reconoce en el Instrumentum Laboris que prácticamente la mayor presencia pastoral está liderada por mujeres en Amazonía. Pero no es solo el trabajo que hacemos, sino que seamos aceptadas en lugares de liderazgo, de como trabajamos juntos. Es un signo de nuestros tiempos que las mujeres irán creciendo", ha determinado.

Contador

Para leer más