Actualizado 07/03/2006 19:47 CET

Brasil.- Survival denuncia que las plantaciones de soja en Brasil "están matando a los indígenas de la Amazonía"

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ONG Survival ha denunciado que las plantaciones a gran escala de soja en la Amazonía brasileña "están matando a la población indígena que habita la zona", especialmente a los integrantes de uno de las más insólitas etnias cuyas tierras están desapareciendo; los indígenas enawene nawe.

En un comunicado la ONG destaca que, mientras el presidente brasileño, Luis Ignácio 'Lula' da Silva realiza una visita de Estado al Reino Unido esta misma semana, este pueblo "está perdiendo su tierra por las plantaciones de soja destinada en parte al mercado británico". El presidente 'Lula' permanecerá en Buckingham Palace desde hoy hasta el próximo jueves día 9.

Según alerta, la tierra de los indígenas enawene nawe en el Estado de Mato Grosso "está siendo deforestada a marchas forzadas para destinarla a plantaciones de soja y cría de ganado". El gobernador del Estado de Mato Grosso y 'barón' de la soja Blairo Maggi, uno de los mayores productores de soja del mundo, "planea construir presas hidroeléctricas en la tierra de los indígenas para proporcionar energía a esta industria", afirman. Maggi está presionando al gobierno federal para que la tierra indígena no sea reconocida en su Estado.

En 2004, tres cuartas partes del total de la soja del Reino Unido procedía de Brasil y "no hay modo de distinguir entre la soja exportada cultivada en el Amazonas y la cultivada en otras partes del país", señala la ONG.

Los indígenas aislados enawene nawe fueron contactados en 1974 y suman tan sólo 420 personas. Son uno de los pocos pueblos indígenas y tribales del mundo que no comen carne roja y se dedican a la pesca mediante intrincadas presas construidas a través de los ríos, además de recoger miel de la selva.

Según recuerda Survival, el programa electoral del presidente brasileño incluía firmes compromisos con los derechos indígenas, pero las organizaciones indígenas brasileñas dicen que, bajo su Gobierno, la demarcación de sus tierras "casi se ha paralizado", la violencia contra los indígenas ha aumentado y la salud de sus pueblos se ha deteriorado gravemente, produciéndose un número jamás antes alcanzado de muertes de niños por inanición.

Kawari, un anciano enawene, declara: "toda esta tierra pertenece a los yakitiri (espíritus ancestrales), que son los propietarios de los recursos naturales". "Si agotas la tierra y los peces, los yakitiri se vengarán y matarán a los enawene nawe", asegura.

En palabras del director de Survival, Stephen Corry, "los recintos de pesca de los enawene nawe, que les son indispensables, no han sido demarcados". "Si éstos desaparecen, todo su modo de vida cesará y serán destruidos como pueblo". "El Gobierno de Lula debe cumplir sus promesas con los pueblos indígenas y reconocer la tierra de los enawene nawe antes de que sea demasiado tarde", concluye.