Actualizado 16/05/2006 23:18:10 +00:00 CET

Brasil.- Vuelve poco a poco la normalidad a las calles de Sao Paulo después de tres días de violencia

Acusan al gobernador del Estado de "estar más preocupado en hacer política que en garantizar la seguridad ciudadana"

SAO PAULO, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Después de tres días de violencia, la normalidad volvió hoy poco a poco a las calles de Sao Paulo, la ciudad más grande de Brasil, aunque se sigue observando una fuerte presencia policial. No obstante, los autobuses, trenes y el metro volvieron a circular regularmente y los comerciantes reabrieron sus negocios.

La situación cambió respecto a ayer, lunes, cuando 14 de las 23 terminales de autobuses urbanos suspendieron sus trabajos y unos 4.000 transportes colectivos permanecieron en las cocheras después de violentos asaltos e incendios que destruyeron más de 60 unidades, según informa la agencia 'Prensa Latina'.

Además, la Secretaría de Seguridad informó oficialmente que acabaron las revueltas que afectaron desde el pasado viernes 73 prisiones, correccionales y centros provisionales de detención, donde los amotinados capturaron a más de 360 rehenes.

También disminuyeron las acciones de los grupos criminales que atacaron en días previos 180 estaciones policiales, agencias bancarias y dependencias oficiales, con un saldo de 96 muertos y más de 50 heridos.

No obstante, en el día de hoy se siguieron produciendo detenciones, especialmente de sospechosos armados capturados en los retenes policiales y otras operaciones en marcha desde anoche que permitieron arrestar, entre otros, a un hombre que preparaba botellas incendiarias.

REUNIÓN PARA EL ACUERDO

La Agencia Estado informó que el grupo criminal Primer Comando de la Capital determinó poner fin a los motines carcelarios y los atentados tras una larga reunión entre funcionarios gubernamentales y el líder de esa organización, Marcos William Herbas.

Según el organismo estatal, que dijo haber confirmado la información con dos fuentes del Gobierno del Estado de Sao Paulo, estuvieron con el líder de la banda tres autoridades (un coronel de la Policía Militar, un delegado y un corregidor), en presencia de una abogada, que fue quien le propuso la celebración de la reunión.

La orden para poner fin a los atentados comenzó a ser propagada en la mañana de hoy a través de teléfono móvil, después de ese encuentro en las dependencias del correccional Presidente Bernardes, donde Herbas está detenido desde el pasado sábado, añadió la Agencia Estado.

Las mismas fuentes indicaron que funcionarios de la región se indignaron con el hecho, pero Godofredo Bittencourt Filho, delegado de Saulo Abreu, secretario de Administración Penitenciaria, negó que se hubiera negociado una tregua con el jefe criminal.

CRÍTICAS AL GOBERNADOR

Por otro lado, la renuencia del gobernador del Estado, Claudio Lembo, del opositor Partido Frente Liberal, a aceptar la reiterada oferta de ayuda del Gobierno central para superar la crisis de violencia ha provocado toda clase de críticas.

Así, la delegada del municipio paulista de Caraguatatuba, Elizabeth Maluf, criticó esa postura de Lembo, y aseveró al diario 'Jornal do Brasil' que el gobernador "está más preocupado en hacer política que en garantizar la seguridad ciudadana". Por su parte, el coronel Luiz Carlos Nogueira, de la Asociación de Defensa de los Policías Militares, aseguró al mismo medio de comunicación que para Lembo aceptar la propuesta federal "sería reconocer su incompetencia".

Para el presidente brasileño, Luiz Inacio 'Lula' da Silva, la ola de violencia ha sido la "demostración de fuerza del crimen organizado", llamó "mezquinos" a quienes hacen política con ese problema, y agregó que "es responsabilidad de toda la sociedad" evitar otra crisis como ésta.