Calculan que en 2080 más de 6.000 millones de personas estarán en riesgo de contraer el dengue

Publicado 10/06/2019 17:41:28CET
- NIAID - Archivo

   Más de 6.000 millones de personas en riesgo de contraer el dengue para 2080

   MADRID, 10 Jun. (EUROPA PRESS) -

   Un investigación publicada en 'Nature Microbiology' pinta una nueva y sorprendente imagen de dónde se propagará el dengue, el virus transmitido por mosquitos de más rápido crecimiento en el mundo, según la cual más de 6.000 millones de personas estarán en riesgo de infección hacia fines de siglo.

   El estudio predice que el riesgo aumentará en el sureste de los Estados Unidos, las áreas costeras de China y Japón y las regiones del interior de Australia, según el análisis de los investigadores sobre los datos del cambio climático, la urbanización y los recursos y la experiencia disponibles para controlar el virus.

   Sin embargo, se prevé que los mayores cambios se produzcan en países donde el dengue ya es endémico.

   "Lo más sorprendente fue en realidad cuánto menos predijimos en comparación con los mapas anteriores", dijo el doctor Oliver Brady, coautor del artículo y profesor asistente en la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

   "Si bien es probable que el cambio climático contribuya a la expansión del dengue, factores como el crecimiento de la población y el aumento de la urbanización en las zonas tropicales desempeñarán un papel mucho más importante en la configuración de quienes estarán en riesgo en el futuro", añade.

   Las estimaciones son las primeras en incluir la propagación proyectada de mosquitos que transmiten el virus del dengue para los años 2020, 2050 y 2080 en una resolución espacial alta utilizando las últimas proyecciones de cambio climático del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

   El dengue causa la mayor carga de enfermedad de cualquier virus transmitido por mosquitos, garrapatas u otros insectos, con una estimación de 10.000 muertes y 100 millones de infecciones al año, según la Organización Mundial de la Salud.

   No existe un tratamiento específico, pero garantizar que los gobiernos tengan programas sólidos para el control de mosquitos, el tratamiento clínico de la enfermedad y la respuesta a los brotes puede ayudar a limitar su impacto.

   Los investigadores primero mapearon la idoneidad ambiental para el virus del dengue en 2015 y luego modelaron la distribución estimada del dengue en los próximos 65 años.

   Los resultados muestran que los cambios demográficos en áreas donde la enfermedad ya está presente serán los que impulsen gran parte del aumento de la carga del dengue, lo que pone a un 60 por ciento de la población mundial en riesgo de contraer el virus en 2080.

   Se proyecta que los mayores cambios en el riesgo de dengue ocurran en el continente africano, particularmente en el Sahel y el sur de África.

   A diferencia de otros estudios, los resultados no muestran una expansión significativa del dengue en toda Europa continental, ya que solo unas pocas áreas aisladas alrededor del Mediterráneo verán bajos niveles de riesgo en el futuro.

   "Descubrimos que la población en riesgo de dengue crecerá de manera sustancial y desproporcionada en muchas áreas que están en desventaja económica y que tienen menos capacidad para hacer frente a las crecientes demandas de los sistemas de salud", alerta el doctor Simon I.

   Hay, director de Ciencias Geoespaciales en el Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud y profesor de Ciencias de la Métrica de la Salud en la Universidad de Washington.

   A su juicio, "las estrategias de mitigación deben centrarse en las áreas endémicas del dengue, no solo en el riesgo de expansión hacia las naciones occidentales. Tomar medidas ahora invirtiendo en ensayos de vacunas novedosas y en el control de mosquitos y en la planificación para el crecimiento sostenible de la población y la urbanización son pasos cruciales para reducir el impacto del virus".

   Además de los Estados Unidos, China, Japón y Australia, las nuevas áreas en riesgo en los próximos 60 años incluyen mayores altitudes en el centro de México y el norte de Argentina.

   Las áreas con riesgo decreciente incluyen áreas en el este de África central y la India.