Actualizado 07/09/2015 14:10 CET

Candidato republicano defiende a funcionaria que se negó a tramitar matrimonios gays

   WASHINGTON, 6 Sep. (Notimérica) -

   El candidato republicano a la carrera presidencial Mike Huckabee ha defendido este domingo a la funcionaria del condado de Kentucky Kim Davis, que se negó a emitir licencias de matrimonio del mismo sexo.

   Huckabee, tras ser preguntado por la 'ABC' de si Davis tenía la obligación de cumplir la ley, incluso si ella no estaba de acuerdo con la misma, argumentó que ella no obedeció porque "no era lo correcto". "Obedece si es correcto", dijo el exgobernador de Arkansas.

   De la misma forma, el candidato republicano criticó que la funcionaria Kim Davis fuera encarcelada "por actuar de acuerdo con su conciencia y de acuerdo con la única ley ante ella".

   "No me gusta el hecho de que esté en la cárcel, es simplemente absurdo", continuó Huckabee en la entrevista ofrecida a 'ABC'. El candidato a la Casa Blanca apoyó además una marcha convocada para el próximo martes por grupos de presión cristiano conservadores para protesta frente a la prisión de la ciudad de Grayson, Kentucky, donde la funcionaria fue encarcelada el pasado jueves.

   Davis antepuso la "autoridad de Dios" a la del Supremo en el condado de Rowan, convirtiéndose en bandera de quienes defienden la objeción de conciencia en el caso de los matrimonios homosexuales. La funcionaria compareció ante un juez durante dos horas y, visiblemente emocionada, contó cómo se hizo cristiana tras tres matrimonios fallidos y que "la ley moral de Dios" contraviene sus "obligaciones laborales". "No te puedes separar de algo que está en tu corazón y tu alma", dijo Davis.

   DICTAMEN DEL SUPREMO

    A finales del pasado mes de junio, el Tribunal Supremo de EEUU dictaminó que el matrimonio homosexual quedaba protegido por la Constitución a través de un veredicto en contra de las prohibiciones a los enlaces entre personas del mismo sexo en todo el país.

    El fallo, que contó con el voto a favor de cinco jueces y de cuatro en contra, generó el entusiasmo en amplios sectores del país, encabezados por el presidente, Barack Obama, quien no dudó en señalar que era "un gran día en la marcha por la igualdad", y una "victoria para América".

    Sin embargo, gran parte de los conservadores estadounidenses, entre ellos, el candidato a la nominación republicana a la Presidencia, Rick Santorum, se alinearon con la opinión del magistrado del Tribunal Supremo Antonin Scalia, quien consideró el dictamen mayoritario de la Corte a favor del matrimonio homosexual como inaceptable por la falta de representatividad.