Publicado 30/09/2015 15:31:58 +02:00CET

Las capitales brasileñas registran una muerte violenta cada media hora

   RÍO DE JANEIRO, 30 Sep. (Notimérica) -

   Una persona muere asesinada cada media hora en las principales ciudades de Brasil, ya que el año pasado hubo en las 27 capitales brasileñas un total de 15.932 muertes violentas (homicidio, lesiones seguidas de muerte y latrocinios), según datos del IX Anuario Brasileño de Seguridad Pública.

   La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que las zonas con índices de muertes superiores a 10 por cada 100.000 habitantes sufren una violencia endémica, y siguiendo ese criterio todas las ciudades de Brasil entrarían en esta categoría, ya que la tasa media es de 33 muertes violentas por cada 100.000 habitantes.

   Fortaleza, la capital de Ceará, es la que tiene el mayor índice (77,3), mientras que São Paulo, la ciudad más poblada del país y de América del Sur, es la que menos muertes violentas registra (11,4), ya que desde hace 15 años vive una curva descendente de la violencia.

   El informe resalta casos de éxito, como el de Río de Janeiro, que con las Unidades de Policía Pacificadora (UPP) ha conseguido disminuir las muertes y ahora es la quinta ciudad 'menos peligrosa', con una tasa de 20,2 muertes por 100.000 habitantes; tan solo Campo Grande, Boa Vista, Florianópolis y São Paulo tienen mejores datos.

   En cualquier caso el anuario destaca que estas mejoras corresponden a casos aislados y que en general la situación es preocupante; Fortaleza, la ciudad más peligrosa, tiene el récord absoluto de asesinatos en el país, con 1.930 muertes en 2014, pero las autoridades locales relativizan las cifras.

   Según la Secretaría Pública y de Defensa Social de Ceará el programa 'Defensa de la Vida' se ha consolidado a principios de este año y ha conseguido parar el crecimiento de crímenes violentos, que en lo que llevamos de 2015 han sido 1.107, un 19,3% menos que el año pasado en el mismo periodo, según recoge el portal de noticias G1.

   El informe también muestra que a pesar de la crisis que atraviesa Brasil los estados han invertido más en seguridad; 67.300 millones de reales en 2014 (más de 16.800 millones de dólares) -un 17% más que en 2013-.

   Sin embargo, los autores del estudio subrayan que en parte el aumento se debe a que 2014 fue año electoral y critican que destinar más recursos no siempre equivale a más eficiencia, ya que Brasil gasta en seguridad pública lo mismo que Alemania, Brasil u otros países desarrollados y los resultados no son comparables.