Centroamérica.- Centroamérica se prepara para celebrar un año más el Día de los Difuntos

Actualizado 01/11/2007 6:50:06 CET

MADRID, 1 Nov. (EUROPA PRESS) -

Centroamérica se prepara para celebrar un año más el Día de los Difuntos entre fiestas, folklore y gastronomía para conmemorar a los difuntos, según indicó hoy la Oficina de Información Turística de Centroamérica (CATA).

Desde hace más de 3.000 años, los indígenas de la antigua cultura maya llevan celebrando en Centroamérica el Día de los Difuntos, en el se realizaban rituales dedicados a sus ancestros, simbolizando la muerte y el renacimiento. Hoy en día, con el sincretismo, tan característico de Centroamérica, que surge de la mezcla de la cultura indígena junto a la herencia de la cultura cristiana, se realizan diferentes tipos de fiestas para celebrar este importante día.

En Belice, la cultura maya y garífuna se une con la cultura religiosa occidental en el Día de los Difuntos, cuando las familias de los muertos hacen ofrendas de alimentos y pertenencias en las tumbas de sus seres queridos, convencidos de que ellos lo necesitan en la otra vida.

Mientras, en Guatemala, desde 1940, en los pueblos de Santiago Sacatepéquez y Sumpango, se realiza el día 2 de noviembre para conmemorar a los difuntos, la "Fiesta de los Barriletes Gigantes", una actividad única en el que los guatemaltecos de la zona fabrican cometas de grandes dimensiones, con diseños inspirados en los tejidos típicos del país, y los lanzan al cielo para enviar sus mensajes de paz.

También en El Salvador la celebración del Día de los Muertos tiene su propia tradición, en la que se honra a los fallecidos con cierta alegría y respeto llevando coronas a las tumbas, pero, sobretodo, es un día en el que se celebra la vida de los que permanecen aquí, una oda a los vivos. Además, los nicaragüenses celebran la fiesta de manera muy similar, aunque sin embargo, en los cementerios privados de Nicaragua es frecuente ver a Mariachis que contratan los familiares para alegrar al difunto y honrar de esta forma su memoria.

Mientras tanto, en Costa Rica, en Honduras y en Panamá, los creyentes van a los cementerios para llevar romerías de amor como coronas y palmas como símbolos de agradecimiento a los favores concedidos por lo santos a sus seres más queridos.

La diversidad cultural de Centroamérica consigue darle a sus fiestas un sentido único, las velas y rituales en las iglesias junto a los trajes típicos de colores mezclados con las fiestas propias del cristianismo atraen a paisanos y turistas para disfrutar este día.