Actualizado 25/08/2006 00:26 CET

Centroamérica.- EEUU destina 39.200 euros a la OEA para contribuir a la destrucción de armas pequeñas en Centroamérica

WASHINGTON, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

La Organización de los Estados Americanos (OEA) ha recibido una contribución de 50.000 dólares (casi 39.200 euros) del Gobierno estadounidense para un nuevo fondo especial creado para la recolección y destrucción de reservas de armas pequeñas en Centroamérica.

Según informa la organización, esta cantidad, la primera dirigida a este fondo, ayudará a financiar el Proyecto Piloto en Centroamérica sobre Destrucción de Municiones Almacenadas que realiza el Departamento de Seguridad Pública de la OEA como iniciativa complementaria a los esfuerzos de desminado humanitario en la región.

El director de este departamento, Christopher Hernández-Roy, explicó hoy que a través del hemisferio, vastas cantidades de armas y municiones son resguardadas por las fuerzas armadas, la policía y otras entidades del Estado, y que algunos de estos almacenamientos, ya sea de armas oficiales o confiscadas, están guardadas de forma inadecuada o insegura.

"Existen serios problemas relacionados con las armas y municiones sobrantes u obsoletas, que constituyen un inventario significativo en varios países", indicó. En algunos casos, agregó, las reservas se consideran sobrantes debido a la adopción de acuerdos de paz y la subsiguiente reestructuración o recorte de las fuerzas de seguridad.

ALMACENAMIENTO CON RIESGO

Además del riesgo de que las armas mal protegidas puedan caer en manos de criminales, Hernández-Roy destacó que la existencia de almacenamientos de municiones convencionales y explosivos puede constituir un peligro para las comunidades circundantes. En algunos países ha habido explosiones debido a factores como incendios, relámpagos, errores humanos o la inestabilidad de los explosivos o productos químicos relacionados.

El proyecto que la organización ha puesto en marcha en Centroamérica apoya la eliminación de municiones excesivas y obsoletas, así como la restauración de las áreas que se han contaminado a causa de accidentes en los almacenamientos.

En 2005, la Asamblea General de la OEA reconoció los problemas vinculados a las reservas de armas pequeñas e hizo un llamamiento para el establecimiento de un fondo específico dirigido a recaudar y canalizar recursos de los estados miembros para la recolección y destrucción de dichas armas y para programas de capacitación en esta materia.