Chile.- Chile y la FAO destinan cerca de 175.000 euros a la protección de los bosques templados del sur del país

Actualizado 23/08/2006 14:20:10 CET

SANTIAGO, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

El gobierno chileno ha firmado un acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para proteger los bosques templados del sur del país andino, con especial hincapié en los 'nothofagus caducifolios'. El proyecto cuenta con una financiación de 225.000 dólares (cerca de 175.000 euros) y estará vigente durante los próximos 18 meses.

El acuerdo --suscrito por el representante de la FAO en Chile, Marcio Porto, y el Ministro de Agricultura de Chile, Álvaro Rojas-- comprende el desarrollo de un plan de acción para mitigar y prevenir el impacto económico, social y ambiental provocado por el deterioro de los bosques de roble, raulí, lenga y otras especies que conforman los bosques templados de Chile, seriamente amenazados por una serie de factores que están provocando la defoliación y la muerte de los árboles.

Este tipo de bosques cubre el 17% del territorio nacional, con 13 millones de hectáreas, lo que supone un enorme potencial para el desarrollo social, cultural y económico de Chile ya que el sector emplea a cerca de 200.000 personas y genera 14 millones de dólares anuales (casi 11 millones de euros) en concepto de exportación a Estados Unidos. Asimismo, para las comunidades rurales e indígenas la masa boscosa representa una importante fuente de recursos, debido a la recolección y al procesamiento de productos forestales no madereros.

Ambientalmente, los bosques templados australes son de gran importancia por su biodiversidad, ya que poseen una enorme cantidad de especies endémicas, muchas de ellas en peligro de extinción. En cuanto al turismo, los Parques Nacionales constituyen uno de los principales atractivos del país.

Sin embargo, el fenómeno de la desfoliación que sufren los árboles está afectando seriamente a la economía familiar campesina, ya que 3,5 millones de hectáreas pertenecen a pequeños propietarios, donde aproximadamente 100.000 familias utilizan el bosque para subsistir.

Según Marcio Porto, el 30% de los cinco millones de hectáreas cubiertas por nothofagus caducifolios sufren este fenómeno. Por su parte, el ministro chileno Álvaro Rojas destacó la importancia del trabajo conjunto de su Gobierno con la FAO para proteger y garantizar los recursos naturales y la biodiversidad.