Chile.- Un documento revela que trabajadores de Celco estuvieron expuestos a un nivel de radiación mayor al permitido

Actualizado 18/04/2006 16:37:30 CET

SANTIAGO, 18 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un documento, presentado por un abogado ecologista, revela que los trabajadores de la construcción de la planta de Valdivia (Chile) de la compañía Celulosa Arauco (Celco) estuvieron expuestos a altas dosis de radiación ionizante.

Asimismo, el abogado Alex Quevedo criticó que la Comisión Chilena de Energía Nuclear advirtiera a Celco de estas irregularidades pero sólo cursara multas "a las empresas contratistas", según recoge hoy el diario local 'La Nación'.

La radiación sufrida por los trabajadores supera los límites permitidos por ley. Este documento confirma por lo tanto la denuncia de un ex trabajador de Nueva Aldea, quien aseguró que en la planta de Valdivia, ubicada en San José de la Mariquina, hubo accidentes radiactivos que se ocultaron.

La documentación del abogado son dos informes de la Comisión Chilena de Energía Nuclear (CCHEN) dirigidos a Celco. En uno de ellos --fechado el 5 de septiembre de 2005--, la CCHEN, entidad responsable de realizar el control de la protección radiológica en instalaciones radiactivas, exigió hacer "una investigación e informar por escrito de las razones de las exposiciones y separar a estas personas de trabajos con radiaciones ionizantes".

El abogado explica que este documento busca alertar a la planta Itata, de que "tenga cuidado porque en su instalación de la planta Valdivia hubo muchos obreros contaminados con radiactividad por tener muchos equipos funcionando en paralelo".

Además, agrega que en octubre de 2005, durante la inspección realizada a las instalaciones radiactivas del proyecto Nueva Aldea, se detectaron "situaciones irregulares" que no estaban de acuerdo con los requerimientos de seguridad radiológica establecidos por la normativa vigente.

"En octubre hacen una visita a terreno a Itata y detectan que los operadores de los equipos radiactivos no cumplen las normativas y les dicen 'tengan cuidado'. Entre las recomendaciones estaba tener un profesional calificado para manejar productos radiactivos. Eso no ocurrió en el accidente del complejo Itata", explicó.

Para el abogado, los acontecimientos demuestran que la CCHEN cuando detecta una irregularidad se dirige a Celco pero cuando se trata de sancionar "apunta a las empresas más pequeñas". "La Comisión tenía manga ancha con Celco: iba, inspeccionaba y encontraba fallos, pero no los multaba sino sólo le hacía ver los problemas. Luego iba de nuevo y seguía así. Y cuando había sanciones sólo le llegaba a las empresas contratistas, pero nunca a Celco", concluyó.