Chile.- Dos hijos de Pinochet rechazan las dudas sobre la veracidad del infarto que sufrió el ex dictador

Actualizado 05/12/2006 18:28:35 CET

SANTIAGO, 5 Dic. (De la corresponsal de EUROPA PRESS Claudia Riquelme) -

Dos de los hijos del ex dictador chileno Augusto Pinochet, Lucía y Marco Antonio, rechazaron hoy los planteamientos de quienes dudan de la veracidad del infarto de miocardio y del edema pulmonar que el ex dictador sufrió el pasado domingo.

En distintas entrevistas concedidas a medios de comunicación locales, los hijos de Pinochet desafiaron a quienes acuden a constatar en el Hospital Militar de Santiago la real enfermedad de su padre, que hace dos semanas cumplió 91 años.

En la emisora 'Radio Cooperativa', Marco Antonio Pinochet, el menor de los hijos varones del anciano militar, hizo un llamamiento a quienes han cuestionado la crisis: "Que hagan todas las auditorías que quieran, todas, yo estoy abierto a que vayan, hablen con los médicos, pidan los exámenes, todo, abierto a todo. Por supuesto que no lo van a hacer porque saben que lo que estamos diciendo es verdad", subrayó.

Después de calificar como "triste que haya quienes no quieran reconocer cosas que son evidentes", Marco Antonio Pinochet descartó que ésta sea una maniobra para eludir la acción de la justicia, como han planteado los abogados de derechos humanos que, públicamente, han puesto en duda la situación de Pinochet. "Creo que ellos están con un odio que no nos deja ver ni la verdad ni la realidad de las cosas", comentó.

Marco Antonio Pinochet, procesado junto a su madre, tres de sus cuatro hermanos y dos ex asesores de su padre por el caso de las millonarias cuentas del Banco Riggs, señaló que el Hospital Militar, perteneciente al Ejército de Chile, no se prestaría para una mentira, y aseguró que su padre sobrevivió al infarto, a pesar de sus 91 años, debido a la rápida acción de los médicos que lo cuidan las 24 horas del día y al traslado urgente al hospital, que llevó sólo siete minutos.

"Cualquier persona que está en su casa se demora lo que se demora la ambulancia en llegar, media hora, 20 minutos, ya se muere en 20 minutos, y claro, tiene razón, cualquier persona normal en su caso se muere", reflexionó.

Por su parte, la mayor de los hijos de Pinochet, Lucía, criticó a los políticos de la derecha opositora al Gobierno de Michelle Bachelet, y que fueron estrechos colaboradores del ex dictador, por no acompañar a su padre en estos momentos de crisis.

"Hace mucho tiempo que ellos se marginaron como una estrategia política, piensan que eso les va a traer más beneficios y, bueno, están marginados y creo que no les ha traído muchos beneficios porque todavía están sin haber logrado realmente un éxito", comentó al referirse a los fallidos intentos del conglomerado derechista por imponerse en las elecciones presidenciales que han sucedido a la dictadura de 17 años.

Respecto a la posibilidad de que su padre pida perdón, Lucía Pinochet manifestó que el ex dictador piensa que "pedir perdón es una cosa política, y él no lo va a hacer, porque quieren que pida perdón en su cargo político. Pero "si nos vamos a pedir perdón, pidámonos entre todos", concluyó.