Actualizado 04/10/2011 14:25 CET

Chile.- Estudiantes rechazan la nueva ley que endurece las penas por delitos de orden público anunciada por Piñera

SANTIAGO, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH) rechazó el proyecto de ley que endurece las penas por delitos relacionados con alteraciones del orden público presentado por el presidente Sebastián Piñera y aseguró que se trata de una "medida desesperada" que "perjudica el diálogo".

La nueva normativa, que considera el saqueo y las tomas no autorizadas como un delito penal, surge en plena crisis derivada de las protestas de los estudiantes que exigen al Gobierno de Piñera una reforma sustancial que garantice una educación pública y de calidad.

En los últimos tres meses las manifestaciones y las marchas de estudiantes y profesores se han convertido en una constante en varias ciudades chilenas. La mayoría de las protestas han terminado con enfrentamientos con carabineros, disturbios y algunos saqueos.

"Nos parecer negativo y no es casualidad que aparezca en medio de un movimiento social", denunció líder estudiantil de la Universidad de Valparaíso y miembro de la CONFECH, Sebastián Farfán, en declaraciones al diario local 'La Tercera'.

Farfán considera que este nuevo marco legal más restrictivo el Ejecutivo intenta frenar las manifestaciones estudiantiles y no contribuye a sentar las bases de las negociaciones que intentan llevar adelante las partes en conflicto con el Ministerio de Educación.

"La medida daña aún más la confianza y perjudica el diálogo fructífero de las mesas (de negociación) porque los compañeros que están en toma (protestando) se preguntan si de verdad hay voluntad para avanzar o hay más empeño en desarticular al movimiento. Esto confirma nuestras sospechas", resaltó.

"El Gobierno está desesperado por controlar la efervescencia porque, más que querer solucionar el problema de fondo, quiere terminar con las marchas y el conflicto", dijo por su parte la representante estudiantil de la Universidad de La Serena, Laura Palma.

La Coordinadora Nacional de Estudiantes Secundarios de Chile (CONES) también rechazó el proyecto impulsado por Piñera por considerar que se trata de un "método represivo" para obligar a los estudiantes a regresar a las aulas.

"El objetivo principal es hacer de la vuelta a clases una inminencia y no precisamente atender nuestras demandas, sino la reincorporación de la cotidianeidad", afirmó la portavoz Metropolitana de la CONES, Danae Díaz.

El mandatario firmó el domingo el proyecto de ley que fortalece el resguardo del orden público y modifica disposiciones del Código Penal para frenar la delincuencia y todos los actos que atenten contra el orden público. "Va a ser una lucha más eficaz y más firme y, adicionalmente, los castigos van a ser más duros y más rigurosos", advirtió Piñera.

Según explicó, la nueva ley tipifica por primera vez "en forma clara y precisa los delitos contra el orden público", mejorando así algunos aspectos de las normativas anteriores que daban "una descripción vaga e imprecisa" de estos delitos, lo que permitía "muchas veces" que "los criminales salieran con total impunidad".