Ciudad de México se enfrenta al reto de eliminar el plástico no biodegradable

Publicado 24/05/2019 11:36:12CET
EMAYA

   CIUDAD DE MÉXICO, 24 May. (Notimérica) -

   El Congreso de Ciudad de México ha aprobado una norma que prohíbe las bolsas y los envases no biodegradables, después de dos intentos fallidos, debido a la ingente cantidad de plástico que atasca las principales arterias de la capital.

   Los cerca de 22 millones de habitantes de la ciudad producen una media de 13.000 toneladas de residuos sólidos al día, de las cuales 123 son plástico, según los datos del Inventario de Residuos para 2017 y Greenpeace.

   Sin embargo, el principal reto es que en base a esta ley, cuyo objetivo es que bolsas, cubiertos y otros envases de un solo uso sean biodegradables en 2021, se desarrolle también un reglamento que imponga un sistema de sanciones para las empresas que no cumplan lo establecido.

   "Para que un material se biodegrade se necesitan ciertas condiciones muy específicas. No desaparecerá por arte de magia si se arroja a la tierra", ha argumentado al respecto el presidente de la división mexicana del movimiento Basura Cero, Salvador Meneses, en una entrevista con el diario español El País.

   En cuanto al reciclaje y la recolección de residuos, existen 12 estaciones de transferencia en la ciudad, desde donde los camiones se llevan los restos orgánicos a las plantas en las que se compostaría el plástico biodegradable, pero que aún no cuenta con la infraestructura necesaria para hacerlo.

   Los restos inorgánicos se trasladan a las plantas de separación, donde solo se recupera el 4 por ciento de las 3.858 toneladas que reciben al día, según el Inventario, y casi un 60 por ciento del total acaba en los vertederos.

Para leer más