Publicado 06/07/2020 13:56CET

Colombia.- Asesinado en Colombia un líder campesino de Huila

Protesta por los asesinatos de líderes sociales en Colombia (Imagen de archivo)
Protesta por los asesinatos de líderes sociales en Colombia (Imagen de archivo) - GETTY IMAGES / GUILLERMO LEGARIA - Archivo

MADRID, 6 Jul. (EUROPA PRESS) -

Un líder campesino del departamento de Huila, en el centro de Colombia, fue asesinado el domingo por la noche, engrosando así la larga lista de muertes violentas de activistas y ex guerrilleros de las FARC desde la firma del acuerdo de paz.

"Alrededor de las 19.30 (hora local), en una tienda de la vereda El Puente, sujetos armados dispararon en contra del señor Gentil Pasos Lizcano, (...) quien falleció a causa de las heridas", ha informado la Policía de Huila en un comunicado.

Pasos Lizcano, presidente de la Junta de Acción Comunal de El Puente, fue sorprendido por los atacantes cuando estaba en la tienda y recibió tres impactos de bala en la cabeza, según ha detallado la emisora colombiana RCN Radio.

La presidenta de la Asociación de Trabajadores Campesinos de Huila, Lorena Sánchez, ha explicado que la víctima, además de dirigente comunal, era "una persona destacada en el sector agrario" por su defensa de los derechos de los campesinos.

"Seguimos dando alerta a las autoridades frente a la vulnerabilidad que tienen los líderes en las regiones. Esto no es nuevo, es sistemático, y deja claro la incapacidad que tiene el Estado para dar garantías a los líderes", ha denunciado Sánchez.

El domingo también fue asesinado Mateo López, uno de los líderes de la comunidad LGTBI en el municipio de Circasia, en el departamento de Quindío (oeste). Fue asesinado a tiros mientras participaba en la celebración de una comida comunitaria en una de las canchas de fútbol de la localidad.

Desde la firma en 2016 del acuerdo de paz, Colombia sufre una ola de violencia que se debe, sobre todo, a la lucha entre grupos rivales para apoderarse de los antiguos territorios y negocios de las FARC.

Las principales víctimas han sido líderes sociales y ex guerrilleros. De acuerdo con el Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), al menos 150 activistas han sido asesinados solo en lo que va de año, mientras que la FARC ha cifrado en 215 los antiguos insurgentes asesinados desde 2016.