Actualizado 10/10/2006 20:25:50 +00:00 CET

Colombia.- El escritor Gustavo Bolívar denuncia en su primer libro la situación de la mujer en el mundo de los 'narcos'

El también periodista dice que los colombianos están "cansados" de tantos procesos de paz que durante 30 años no han conducido a nada

MADRID, 10 Oct. (EUROPA PRESS) -

El periodista, guionista y escritor colombiano Gustavo Bolívar denuncia en su primera novela, 'Sin tetas no hay paraíso', la situación en la que viven las mujeres de su país que se ven inmersas en el mundo de los narcotraficantes y que ven en este negocio, siendo las denominadas "prostitutas de la mafia", el camino "rápido y fácil" para enriquecerse.

La protagonista, Catalina, es una niña de 14 años que en un momento de su vida asocia la prosperidad de las niñas de su barrio con el tamaño de sus pechos, el reclamo más fácil para los 'narcos' que buscan diversión y entretenimiento. De modo que Catalina decide operarse los senos para conseguir tener una vida de opulencia en la que queda totalmente descartado acudir a la escuela y estudiar.

En una entrevista concedida a Europa Press, Bolívar aseguró haberse basado para esta novela en los testimonios de varias niñas de la ciudad de Pereira, capital del departamento de Risaralda (en el oeste del país), quienes afirmaban que los estudios no servían para nada porque los jóvenes que estudian viven peor que los que no.

Según el periodista y escritor, "es preocupante que las niñas de esta generación piensen así, pero lo peor de todo es que tienen razón", ya que, indicó, en Colombia los narcotraficantes "han dejado una cultura de dinero fácil que ha dañado muchas cosas".

'Sin tetas no hay paraíso' es, en palabras de su autor, una denuncia a "todo el daño que el narcotráfico ha hecho al país, no sólo a su imagen, sino a la salud de tanta gente y a la corrupción de la política", entre otras cosas.

PAPEL DE LA MUJER

Pero Gustavo Bolívar quería dar una visión diferente de este problema y por ello acudió a un tema que casi no había sido tratada en la literatura colombiana: el papel de la mujer dentro del mundo de los 'narcos'. Asimismo, uno de los principales objetivos al escribir esta novela era llegar al mayor número de personas posible y, sobre todo, a las niñas que se hallan en la edad de la protagonista.

El libro plantea, además, la necesidad de que exista una regulación en las operaciones de estética y en la edad a la que se producen, ya que Bolívar aseguró que muchas de las 300.000 o 400.000 intervenciones de este tipo que se practican al año en Colombia son a niñas de 15 años o incluso menos.

En contra de la creencia extendida, el narcotráfico, según destacó el escritor, es el que genera la pobreza en Colombia y no al revés. En su opinión, es cierto que este negocio da riqueza a los dueños de la droga, pero empobrece a los que la consumen. "Y a nivel nacional empobrece al país porque financia a la guerrilla, a los paramilitares..., y esta inseguridad que se genera limita la inversión extranjera", subrayó.

Para Bolívar, todas las medidas tomadas por casi todos los gobiernos colombianos han sido "eficientes" y se ha visto un compromiso por parte de todos ellos con este problema. Aunque considera que se podría hacer más, también manifiesta que hay más dificultades que antes porque han surgido cientos de "mini-carteles" de la droga y se ha hecho más difícil la labor de identificación. De hecho, enfatizó que la policía depende más de las acciones de los propios 'narcos' que de las investigaciones.

En opinión de Bolívar, una buena solución para todo este problema en Colombia sería legalizar la droga porque, a su juicio, "lo que sostiene el narcotráfico es el negocio" y no el consumo. Sin embargo, aclaró que ésta tiene que ser una estrategia a nivel internacional, ya que, según consideró, tiene que haber una estrategia internacional y ha de haber más colaboración entre los países.

NEGOCIACIONES CON GRUPOS ARMADOS

Por otro lado, aseguró que a la mayoría de los colombianos no interesan las actuales y posibles negociaciones entre el Gobierno de Álvaro Uribe y los grupos armados subversivos. A su juicio, ha habido tantas negociaciones y principios de acuerdo a lo largo de 30 años que hasta que no se vea algo concreto en estos intentos por pacificar el país la gente no se lo creerá del todo.

En lo que respecta al posible acuerdo humanitario con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Bolívar consideró que una de las secuestradas con más peso es la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, por lo que el Gobierno está recibiendo presiones de países como Francia y si se llega a ese acuerdo humanitario sería "contra la voluntad" del Estado.

Aunque destacó que con el actual Gobierno han descendido mucho los índices de criminalidad, "a lo que ha contribuido la desmovilización de paramilitares, Bolívar subrayó que los colombianos están "cansados" de tantas negociaciones que, después de tantos años, no han conducido a nada y de que "los problemas de raíz" como la educación, la sanidad o el desempleo siguen igual y "no mejoran".