Colombia.- El ex jefe de informática del Departamento de Seguridad vincula a 15 congresistas con los paramilitares

Actualizado 22/11/2006 21:40:50 CET

BOGOTÁ, 22 Nov. (EUROPA PRESS) -

El ex director de informática del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) de Colombia Rafael García vinculó hoy en su declaración libre ante la Corte Suprema de Justicia a 15 congresistas con el paramilitarismo, según pudo conocer la emisora local 'RCN'.

Asimismo, y a petición del tribunal, García, quien actualmente cumple una condena de 18 años de prisión, amplió su información sobre cuatro de estos parlamentarios, quienes están sujetos a una investigación preliminar ante la Corte.

El ex jefe de informática del DAS explicó que estos congresistas supuestamente se habrían visto involucrados con los paramilitares de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) mediante la financiación del Bloque norte de este grupo armado.

Según informa 'RCN', García mencionó al senador Álvaro Araújo, hermano de la ministra María Consuelo Araújo, y sus supuestos vínculos con paramilitares. En este sentido, aseguró que el parlamentario ayudaba a las AUC con contrataciones en la Registraduría Nacional del Estado Civil, con las que se desviaba dinero al bloque norte de las autodefensas.

García aseguró ante los investigadores de la Corte Suprema que los desvíos para los grupos paramilitares se hacían, supuestamente, a través de la multinacional francesa SAGEM.

El caso, según revelaron varias fuentes, comenzará a ser estudiado con detenimiento por el tribunal, ante el que García volverá a declarar esta tarde para ampliar éstas y otras denuncias contra congresistas colombianos.

Por otro lado, la emisora local informó que pocas horas después de que el ex director de informática del DAS terminara su primera declaración, hombres que dijeron ser del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario de Colombia (INPEC) se personaron en la casa de la mujer de éste, Liliana Castillo, quien se encuentra bajo arresto domiciliario.

Bajo una presunta orden de traslado a la cárcel del Buen Pastor, quedó revocada así su detención domiciliaria. Ante la sorpresiva aparición de estos hombres, la esposa de García decidió esconderse hasta que sus abogados confirmen si es una medida real o si eran falsos funcionarios y se trataba de un intento de secuestro. Según la defensa de Castillo, la orden real sería consecuencia de las declaraciones de García ante la Corte Suprema de Justicia.