Actualizado 21/08/2006 19:51:10 +00:00 CET

Colombia.- Las FARC desmienten a la Iglesia y aseguran que no han mantenido conversaciones con el Gobierno

BOGOTÁ, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

El portavoz de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Raúl Reyes, desmintió hoy a la Conferencia Episcopal colombiana asegurando que "son falsas las supuestas conversaciones discretas con agentes del Gobierno".

El monseñor Luis Augusto Castro afirmó la semana pasada que la negociación con las FARC "está avanzando" y que el proceso "no está muerto ni paralizado", por lo que "hay que tener confianza, esperanza". Según señaló, hay una "comisión internacional" adelantando contactos con el grupo armado, e insistió en que el tema debe manejarse "con total discreción".

Sin embargo, Reyes explicó, en un pronunciamiento publicado por la agencia de noticias 'Anncol', que la organización lamenta que monseñor Luis Augusto Castro "sea otra víctima de la política de dilación, engaño y ausencia de voluntad del Gobierno en la concreción del canje de prisioneros", según informa el diario local 'El País'.

Según destacó, "no existe ninguna posibilidad de acercamiento de las FARC con el Gobierno sin la garantía del despeje de los municipios de Florida y Pradera". "Sin esta condición están lejos de darse las condiciones reales del esperado acuerdo", agregó.

"FALSOS RUMORES"

Para Reyes, las declaraciones del presidente de la Conferencia Episcopal se deben a una "desinformación" causada por "falsos rumores que tienen el propósito de distraer la atención de quienes en Colombia y en el exterior" persisten "sin descanso por la firma del acuerdo humanitario".

El comunicado emitido por Reyes se convierte en un golpe a las expectativas creadas en torno al acuerdo humanitario desde que comenzó el segundo gobierno de Álvaro Uribe. Para los analistas, existe un evidente cambio de tono en el jefe de Estado, quien se ha mostrado más dispuesto a ceder en algunas condiciones para lograr la liberación de los secuestrados.

Tanto así que hombres como Fabio Valencia Cossio, desde Palacio, y Alvaro Leyva y Carlos Lozano, por fuera del Gobierno, se han convertido en cartas para buscar caminos de negociación y mediación con el grupo armado ilegal.

Esto, sumado a la mediación de la Comunidad Internacional, que gira en torno a una propuesta hecha por los gobiernos de Francia, Suiza y España para despejar más de 130 kilómetros cuadrados en el departamento del Valle del Cauca con el fin realizar una eventual negociación, además de la mediación de la Iglesia, conforman la nueva estrategia de paz del presidente colombiano para su segundo mandato.

Incluso, algunos especialistas han señalado que las propias FARC habían mostrado un "cambio de tono" al pronunciarse sobre temas que no habían abordado durante el primer gobierno de Uribe. Ejemplo de eso fue la carta que el secretariado de la guerrilla envió a la Unión Europea pidiendo que los sacara de la lista de grupos terroristas.

APRENDER DE ESPAÑA

Sin embargo, el nuevo comunicado de las FARC para frenar los posibles avances de acercamiento. El saliente ministro del Interior y Justicia, Sabas Pretelt, señaló hoy que no suele responder a los comunicados de la guerrilla, alegando que se trata de "un grupo terrorista que no hace sino acorralar a la sociedad, sacrificando gente, asesinando soldados que cumplen la tarea de erradicación, sacrificando campesinos que no quieren que haya más coca en Colombia".

En declaraciones a la emisora local 'RCN' recogidas por Europa Press, Pretelt declaró que "cada vez que hay un comunicado, en seguida todo el mundo dice qué opina el Gobierno colombiano sobre la actitud de los terroristas". "Aprendamos de España, allá todo el mundo habla de la banda terrorista ETA, aquí prácticamente le rendimos pleitesía a cada uno de estos informes", concluyó.