Colombia.- La Fiscalía carece de pruebas para acusar a las FARC del atentado del pasado jueves en Bogotá

Actualizado 22/10/2006 15:24:11 CET

BOGOTÁ, 22 Oct. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía colombiana afirmó que carece de pruebas para acusar a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) del atentado con coche bomba del pasado jueves en un complejo militar del norte de Bogotá, que provocó heridas de diversa consideración a 23 personas.

Según informó el fiscal general, Mario Iguarán, no existen "evidencias" que permitan "por ahora hacer imputaciones", declaraciones que se contraponen a lo manifestado por el presidente, Álvaro Uribe, y los militares, que culparon del suceso al grupo armado, según informa el diario local 'El País'.

Iguarán señaló que "la Fiscalía no puede proceder a hacer imputaciones ni ir ante los jueces sin estar en capacidad de hablar de una causa probable". "La Fiscalía debe ser esmerada, exigente y prudente en la recolección de las pruebas", explicó.

Uribe responsabilizó el viernes al jefe militar de las FARC, Jorge Briceño (alias 'Mono Jojoy') del atentado, y como respuesta suspendió los contactos con la guerrilla para lograr el acuerdo humanitario para intercambiar a 58 secuestrados por unos 500 rebeldes presos.

El mandatario también ordenó el rescate militar de los rehenes, entre ellos la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, que permanece secuestrada desde febrero de 2002.

Coincidiendo con Uribe, el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla, afirmó también el viernes que "informaciones de inteligencia" señalan a las FARC, "de tal suerte que no cabe duda en este momento" sobre su culpabilidad.

La Fiscalía y la Procuraduría General investigan al menos seis oficiales del Ejército acusados de realizar supuestos montajes de atentados en vísperas de la segunda toma de posesión de Uribe, el pasado 7 de agosto, ataques que fueron atribuidos a la guerrilla.

El grupo armado, que acusa a los militares de oponerse al intercambio humanitario, denunció a comienzos de octubre que con esos presuntos montajes los uniformados buscan ascender en las Fuerzas Armadas y cobrar recompensas.