Actualizado 13/04/2010 18:49:41 +00:00 CET

Colombia.- Un grupo de desconocidos asesina a un periodista indígena en el centro de Colombia

BOGOTÁ, 13 Abr. (Reuters/EP) -

El periodista Mauricio Moreno Medina, fundador y director de una emisora de radio indígena, murió este domingo asesinado por un grupo de desconocidos que irrumpieron en su casa del municipio de Ortega, en el departamento del Tolima, en el centro de Colombia, según informaron las autoridades este martes.

Aunque en este departamento operan las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC) la policía ha descartado por el momento la implicación de guerrillas o grupos paramilitares en este crimen ya que Moreno no había recibido amenazas de muerte como suele ser habitual en estos casos.

Reporteros Sin Fronteras (RSF) indicó que la muerte del informador puede estar relacionada con su activa participación y defensa de causas medioambientales lo que habrá podido despertar recelos entre grupos empresariales con intereses en la zona.

"Como dirigente de una radio comunitaria, tipo de medios de comunicación muchas veces en el punto de mira de las autoridades, en particular en zona de conflicto, la víctima corría ciertos riesgos a causa de sus actividades", dijo la organización a través de un comunicado.

Este asesinato es el segundo cometido contra un periodista en lo que va de año después de que el mes pasado un sicario asesinara en la ciudad de Montería a Clodomiro Castillo que había denunciado vínculos de políticos con escuadrones paramilitares.

Colombia está considerado como uno de los países más peligrosos para ejercer el periodismo ya que, de acuerdo con las cifras de organizaciones como la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y de RSF, más de 100 periodistas fueron asesinados en las décadas de 1980 y 1990 en ataques atribuidos al narcotráfico, a la guerrilla y a los escuadrones paramilitares.

Desde entonces, los ataques contra periodistas se han reducido considerablemente, en parte debido a la acción del Gobierno del presidente Álvaro Uribe contra la guerrilla, el narcotráfico y otros grupos armados ilegales a los que obligó a replegarse a zonas selváticas y montañosas.

Sin embargo, organizaciones defensoras de la libertad de prensa critican a las autoridades colombianas por la falta de avance en las investigaciones para castigar a los responsables de los asesinatos de periodistas.