Actualizado 15/03/2012 20:14 CET

Al menos 135 detenidos en disturbios antes y después de un partido de fútbol en Colombia

BOGOTÁ, 15 Mar. (Colprensa/EP) -

Al menos 135 personas fueron detenidas durante los disturbios ocurridos antes y después del partido entre el América y el Deportivo Cali, de la Copa Postobón, que se disputó el miércoles en el estadio Pascual Guerrero, en la ciudad de Calí, en el departamento colombiano de Valle del Cauca (suroeste de Colombia).

Otras once personas han sido ingresadas en el Hospital Universitario del Valle, algunas de ellas por presentar heridas y contusiones graves provocadas durante los enfrentamientos entre los hinchas de estos equipos que mantiene una rivalidad histórica.

Según el doctor Laureano Quintero, director de la Unidad de Trauma del Hospital Universitario del Valle, tres heridos tuvieron que ser operados de urgencia. "Un hombre que llegó con una herida en el abdomen tuvo que ser intervenido de urgencia, y en este momento, está en observación, pues su estado de salud es grave", ha advertido.

"También se debió operar a un hombre que llegó con una herida a la altura del corazón y otro con una herida a la altura del tórax que le generó daño pulmonar", ha explicado Quintero.

"No puede ser que cada que hay partido se dé esta batalla campal entre las barras. Un evento deportivo no se puede convertir en una tragedia para la ciudad", ha lamentado el médico.

El comandante de la Policía Metropolitana de Cali, general Fabio Castañeda, ha precisado que unas 135 personas fueron detenidas antes y después del partido. La situación empeoró cuando el marcador dio la victoria 1-0 al América.

La mayoría de los detenidos están acusados de delitos como hurto, porte ilegal de armas blancas, daño a los bienes públicos y tenencia de estupefacientes. Entre los detenidos se encuentran 15 mujeres.

"Dentro del estadio las medidas de seguridad funcionario", ha asegurado Castañeda. "No hubo enfrentamientos ni hostilidad por parte de los mensajes de las barras", gracias, en parte, a la presencia de 950 policías que "garantizaron que se cumpliera el acuerdo de convivencia", ha aseverado.

El pasado lunes, los líderes de las llamadas "barras bravas" del América y del Deportivo Cali firmaron un pacto de no agresión.