Actualizado 12/01/2006 13:15:21 +00:00 CET

Colombia.-Ordenan detener al alcalde de Barranquilla y su antecesor por irregularidades en construcción del Ayuntamiento

BOGOTA, 12 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de la Nación ha ordenado en una decisión de segunda instancia la captura del actual alcalde de Barranquilla, Guillermo Hoenigsberg, y del ex alcalde Bernardo Hoyos, acusados de celebración indebida de contratos.

Al fallar una apelación, del llamado a juicio que pesaba en contra de las dos personas, el fiscal del caso encontró que hay suficientes méritos para ordenar la detención por las irregularidades en la construcción del Palacio Municipal.

En primera instancia, el fiscal consideró que procedía la resolución de acusación, pero no la captura por considerar que no se constituían en un peligro para la sociedad, según informa la emisora local Radio Caracol.

Los hechos ocurrieron en 1993 cuando el entonces alcalde Hoyos Montoya celebró un contrato con Fernando Jorge Thorne, para remodelar interna y externamente el edificio de la Alcaldía, construcción que había sido comprado al Banco Central por 500 millones de pesos.

El contrato se celebró por un valor de 1.490 millones de pesos, y una vez firmado el contratista recibiría el 40 por ciento del valor total y el 60 por ciento restante se pagaría contra actas de recibo parcial de obra.

Sin embargo, en 1994, y sin que hubiese iniciado la obra, Thorne Brown ya había recibido 1.400 millones de pesos, es decir, el 94 por ciento del precio total de la contratación, según recuerda la misma emisora de radio.

En ese mismo año, y cinco meses después de que el contratista recibiera la suma antes mencionada, la administración distrital aprueba añadir 1.500 millones de pesos al contrato inicial, que de acuerdo con el contratista hacía falta para culminar la obra.

Para ese entonces, Guillermo Enrique Hoenigsberg Bornacelli, se desempeñaba como jefe de la Oficina de Presupuesto de Barranquilla y tuvo a su cargo la entrega de estos dineros, participando además en la selección del contratista como miembro del comité correspondiente.

Posteriormente, en mayo de 1998, cuando nuevamente se desempeñaba como alcalde el padre Bernardo Hoyos Montoya, la administración pagó cerca de 3.500 millones de pesos al contratista Thorne Brown bajo la figura de "arreglo directo".