Actualizado 06/05/2008 20:07 CET

Colombia.-Organizaciones de ayuda a víctimas de las AUC denuncian el robo de unos 1.000 expedientes con datos relevantes

BOGOTÁ, 6 May. (EUROPA PRESS) -

La organización colombiana Mujeres por la Paz denunció ante la unidad de Justicia y Paz de la Fiscalía que más de 1.000 expedientes han sido robados en tres organizaciones de víctimas de los paramilitares. Las primeras investigaciones apuntan a que la sustracción podrían ser obra del grupo de las 'Águilas Negras'.

Los datos corresponden a identidades, domicilios y fotografías de víctimas de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) que buscan ejercer sus derechos a la verdad, la justicia y la reparación a través de estas tres organizaciones que están respaldadas por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), por su defensa y protección de los derechos de las víctimas.

Tras formularse la denuncia ante la Fiscalía se celebró una reunión de emergencia en la Vicepresidencia de Colombia en la que participaron responsables del PNUD y los organismos investigadores que ya están realizando las pesquisas para esclarecer los robos. Durante la reunión también se conversó sobre la posibilidad de dar seguridad a los coordinadores de las organizaciones afectadas.

"Hasta ahora -dice uno de los presentes en la reunión- todo señala a las llamadas 'Águilas Negras' -grupo en el que mutaron los 'paras'- como los responsables.

La denuncia ya ha sido formulada ante la Fiscalía General, la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría General y el gobierno del presidente colombiano, Álvaro Uribe, ha anunciado que está preparando medidas.

Según informa el diario 'El Tiempo' del que se hace eco Europa Press, en un principio los afectados pensaron que los robos eran fruto de la delincuencia común, por lo que la sustracción de fotografías el pasado 15 de febrero en la oficina de Alianza Iniciativa de Mujeres Colombianas por la Paz, de Bucaramanga, en el departamento de Seguridad no hizo saltar las alarmas.

Sin embargo, el pasado 20 de abril un grupo de hombres armados entró en la sede de la organización Red de Juventudes Cesarenses de Valledupar donde sustrajo información de 600 víctimas de los paramilitares, lo que provocó las peores sospechas. Tras robar información de dos ordenadores, los ladrones dejaron excrementos humanos por toda la oficina.

Posteriormente, en la madrugada del 24 de abril, se produjo otro robo similar en las instalaciones de la Asociación de Mujeres del Oriente Antioqueño, que respalda a víctimas de 23 municipios. "Estamos hablando de regiones en las que operaron 'paras' como 'Jorge 40', Salvatore Mancuso y 'Don Berna'", señaló un investigador.

Además de estos hurtos, varios miembros del Programa Regional de Desarrollo y Paz del departamento de Magdalena Medio y la Corporación Arcoiris, han sido objeto de amenazas e intimidaciones.

La última de estas, adjudicada a las 'Aguilas Negras', se envió a redes de organizaciones de apoyo psicológico y jurídico a víctimas de paramilitares. En ella se asegura que "el proyecto de miseria e invasión comunista que atenta contra los buenos valores de Dios y la Patria, no será posible en Colombia".

"Limpiaremos las calles de la basura comunista, judía y antinatural. Ya han caído sus líderes, ahora siguen ustedes, guerrilleros...", añade la amenaza. Asimismo, estas organizaciones señalaron que recibieron recientemente panfletos firmados también por las 'Águilas Negras' en las que se advierte de que "vienen sorpresas".