Colonia Dignidad: El museo nazi de los horrores en Chile

Fosa en Colonia Dignidad y fotos de desaparecidos
WIKIPEDIA/ZAZIL-HA TRONCOSO 2
Actualizado 25/07/2016 10:59:45 CET

   LIMA, 25 Jul. (Notimérica) -

   Alrededor de 350 kilómetros separan la Ciudad de Santiago del lugar fundado por nazis en Chile en el año 1961, en el período anterior a la dictadura de Pinochet. La Cancillería alemana acaba de aportar información sobre este temible lugar denominado Colonia Dignidad, sobre el que ha desclasificado miles de documentos.

   Los documentos arrojan luz sobre detalles desconocidos hasta la fecha como la colaboración entre los nazis chilenos y la DINA (policía secreta de Pinochet), a quienes se entrenó para que fueran "brutales" y se apoyó técnica y comunicativamente, lo que podría explicar sus "incalculables" recursos financieros".

   Colonia Dignidad fue una comuna agraria alemana fundada por un exmilitar nazi, un sitio en el que el adoctrinamiento y el abuso eran la rutina de los que lo habitaban --incluyendo los menores--, imagen de ello fue su hospital donde se administraron y llevaron a cabo procesos médicos ilegales como experimentaciones y torturas. Este centro finalmente se convirtió en lugar de detención y tortura clandestina, una vez Pinochet dio el golpe en el 73.

   La conocida como 'Sociedad Benefactora y Educación Dignidad' fue creada por Paul Schäfer, un médico de la Defensa alemana durante la Segunda Guerra Mundial que era conocido como 'el profesor'.

El informe publicado en exclusiva por 'BBC Mundo' muestra como no es sólo un motivo de vergüenza para la nación chilena sino a nivel internacional, dado que Alemania entre las décadas de los 70 y 80 ostentaba la sede de Bonn y no hizo nada para remediar lo emprendido por Shäfer. Frank-Walter Steinmeier, actual ministro de Exteriores de Alemania, define este capítulo como "oscuro"

"UN ESTADO DENTRO DE OTRO ESTADO"

   'BBC Mundo' explica que su investigación fue tan "esclarecedora como escalofriante". Un total de 200 carpetas con documentos que narran como Colonia Dignidad era "un Estado dentro de otro Estado", del cual no se remitía información.

   Paul Schäfer consiguió salir de Alemania, donde era un fugitivo acusado de pederastia, y llegar a Chile donde creó el reducto que pasaría a se Colonia Dignidad. 300 ciudadanos alemanes y 20 huérfanos chilenos de corta edad copaban la zona y tenían "todo" lo que necesitaban, desde una escuela y departamento jurídico hasta un área de cultivo.

   Dios, esfuerzo, disciplina y sometimiento de las almas "difíciles" eran las normas del campamento que tenía consignas como "silencio es fortaleza" en sus oficinas.

LA ECONOMÍA DE COLONIA DIGNIDAD

   La Cancillería alemana cuenta en un informe que los medicamentos que se procuraban lo hacían "ilegalmente en nombre de pacientes chilenos" y que los ingresos de los miembros eran retenidos por los líderes.

   El trabajo allí era sin descanso, en Colonia Dignidad trabajaban sin descanso "de mañana a noche, sin fines de semana libres" narró un alemán que huyó.

   Los residentes en su "mayor parte" no tenían contacto con el dinero chileno y no se vincularon con el exterior "en décadas" declaró otro fugado.

   Los medios financieros de Colonia Dignidas son una incógnita, únicamente se sabe que eran "cuantiosos" y en algunos documentos se afirma que fue una "muy potente firma comercial" que suministró productos dos supermercados, además de la sospecha de minas "de oro y extracción de titanio".

   Los archivos ilustran que hubo relaciones comerciales entre funcionarios de la sede diplomática de los alemanes en suelo chileno y Colonia Dignidad.

   Todo el dinero que se recaudó esta época no se sabe todavía donde está depositado aunque 'BBC Mundo' muestra que hay sospechas sin verificar sobre su paradero en un paraíso fiscal del Caribe.

EL ESCÁNDALO INFANTIL

   La embajada alemana de Santiago alertó sobre el maltrato a habitantes del lugar mediante una comunicación a la Cancillería de Bonn. La embajada denunció el encierro y aislamiento contra la voluntad de las personas.

   Las comunicaciones mostraban gran preocupación sobre el tratamiento a menores, una de las citas más escalofriantes de la investigación de 'BBC Mundo' expone: "Sería importante cambiar las condiciones de vida que tienen reminiscencias de los campos de concentración" y añade la petición de que "al señor Schäfer no se le permita que los niños duerman con él".

   Los archivos que han sido desclasificados muestran cómo la Embajada de Santiago tenía información sobre las denuncias de maltrato y pederastia que allí sucedían pero al intentar, acceder los funcionarios allí, Schäfer y, su mano derecha, Hartmut Hopp conseguían evitar que entrasen y, de no lograrlo, mostraban un ambiente ilusoriamente pacífico.

   "A la embajada la tengo así entre mis manos" llegó a declarar Schäfer con un puño cerrado en alto durante un almuerzo, según narró otro residente huido.

COOPERACIÓN CON LA DINA

   Colonia Dignidad tuvo un período en el que cooperó con la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), este organismo era el que se encargaba de la represión política durante el régimen de Pinochet. Fue en esta época cuando salió a la luz el poder que tenía este reducto en el que la tortura y represión eran la tónica cotidiana.

   Una mujer que escapó de Colonia Dignidad dijo saber que el jefe de la DINA, Manuel Contreras, visitaba en calidad de invitado el lugar desde 1973 "incluso con su mujer". Esta misma cuenta cómo ella llegó a "cocinar para él".

   Otro fugado alemán complementa esta información y va más allá: "Pinochet ha volado en helicóptero al complejo; la Sra. Pinochet ha participado en la inauguración de la escuela".

   Un documento desclasificado incluso recoge como un exagente de la DINA afirma haber participado en torturas e interrogatorios y denominar el lugar como "campo de entrenamiento, dirigido por alemanes, del Servicio Secreto Nacional" en el que afirma haber "numerosos presos políticos".

   Otro testimonio, de un exsolado chileno, narra que el entrenamiento era "para que fueran brutales" y afirma que los alemanes les proveían transmisores portátiles, los cuales no se puede saber si fueron utilizados en la 'Operación Cóndor'.

REPERCUSIONES

   El ministro de exteriores afirma que el Gobierno alemán debió "haber ejercido presión diplomática sobre la cúpula de la Colonia" y reconduce la culpa al "afán" de la embajada por "mantener buenas relaciones con el país anfitrión".

   Colonia Dignidad se resguardó impune mucho tiempo por su estrecha relación con el régimen de Pinochet y los vínculos con la política alemana. Tanto era así que hasta el presidente de la Unión Social Cristiana (CSU) y jefe de gobierno, Franz-Josef Strauss, se desplazó hasta allí.

   Entre las repercusiones hay muchas preguntas sobre 'el profesor' Schäfer, en primer lugar: ¿por qué no fue pedida su extradición por parte de Alemania? Además de las cuestiones sin resolver sobre su persona, Schäfer protagoniza la retirada de inmunidad a los diplomáticos y juicios por calumnias --decisión que fue retractada por presión de Europa--.

   Schäfer negó su participación y la de Colonia Dignidad en la violación de derechos humanos, lo que catalogó como una "locura". Patricio Aylwin, expresidente de Chile, se comprometió a investigar el caso y creó una Comisión de la Verdad. Schäfer huyo en 1997 a Argentina, donde fue arrestado en 2005 y, posteriormente, extraditado a Chile donde le condenaron a 33 años por abuso de menores, torturas, asesinato y posesión ilegal de armas.

   Paul Schäfer murió en una cárcel de Santiago en el año 2010, a los 88 años de edad.

Para leer más