Comienza el juicio contra dos hermanas dominicanas por llevar engañada a su prima a España para explotarla sexualmente

Fachada de la Audiencia de Valladollid.
EUROPA PRESS
Actualizado 26/11/2017 13:16:30 CET

VALLADOLID, 26 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Audiencia de Valladolid (España) celebra juicio a partir de este lunes, 27 de noviembre, contra dos hermanas de origen dominicano, Marcia y Cirila L.P, bajo la acusación de haber traído engañada a una prima desde su país de origen a la capital vallisoletana con una falsa promesa de trabajo y una vez aquí obligarla a ejercer la prostitución en un club de carretera en Tordesillas.

Con carácter provisional, Fiscalía imputa a la primera de ambas hermanas un delito de trata de seres humanos con fines de explotación sexual, en concurso medial con otro relativo a la prostitución, otro de tráfico de seres humanos y obstrucción a la justicia, con lo que la procesada se expone a una pena global de once años y tres meses de privación de libertad, junto con la prohibición de comunicarse o aproximarse a menos de 500 metros de la víctima por espacio de diez años, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Su hermana, a la que se atribuyen delitos de trata y tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual, podría ser condenada a ocho años de cárcel, además de la referida prohibición de aproximarse o comunicar con la denunciante.

En concepto de responsabilidad civil, la acusación pública solicita que indemnicen conjunta y solidariamente a la víctima, declarada testigo protegido, con un total de 60.000 euros por los daños morales causados.

Durante el juicio se analizarán hechos que se remontan a fines de 2014, fecha en la que la mujer presuntamente explotada sexualmente decidió viajar de Santa Domingo a España para buscar un futuro mejor y poder ayudar económicamente a su madre y su hijo, menor de edad, para lo cual su prima, Marcia L.P, le puso en contacto con un hombre y le pidió que siguiera sus instrucciones.

Dicho contacto le hizo una oferta para trabajar en España y a su vez le remitió a otro hombre que le dio información sobre su nuevo empleo y le aleccionó sobre lo que tenía que decir en la Embajada española en Santo Domingo a la hora de solicitar el visado, además de entregarle los documentos que tenía que presentar y darle el nombre de la persona a la que tenía que entregárselos.

Finalmente, el 18 de febrero de 2015 la víctima, provista de un pasaporte con un visado que había sido falsificado, fue trasladada por un tercer hombre hasta el aeropuerto de Punta Cana, desde donde viajó hasta Hamburgo (Alemania) y, tras hacer escala en Zurich (Suiza), prosiguió vuelo hasta Madrid, donde ya la esperaba su prima Marcia, que la llevó hasta su vivienda en la localidad vallisoletana de Mojados.

PROSTITUIDA PARA PAGAR UNA DEUDA

Tras dos semanas de estancia en dicho inmueble, tanto Marcia como su hermana Cirila, siempre según la versión de la acusación pública, obligaron a la recién llegada a prostituirse para saldar una deuda que la primera de las acusadas reclamaba a la víctima.

Para ello, condujeron a la denunciante hasta el club 'Vaji' sito en Tordesillas, donde ejerció de prostituta bajo, presuntamente, el control de ambas encausadas, la segunda de las cuales ya prestaba este servicio en el mismo establecimiento.

De hecho, Cirila no sólo vigilaba los clientes que tenía, el tiempo que estaba con cada uno y el dinero obtenido, mientras que Marcia, según la tesis del fiscal, la presionaba para que trabajara más y le advertía de que en caso contrario la agrediría e incluso la denunciaría para que la deportasen al carecer de papeles en regla.

En esta situación, la víctima habría estado trabajando en el club hasta el 23 de noviembre de 2015 y durante este tiempo llegó a abonar a su prima Marcia 8.150 euros. Pero además, estando en el club, recibió la llamada de un hombre cuya identidad se desconoce que le advirtió de que si dejaba de alternar con clientes mataría a su madre y su hijo y le exigió el pago de otros 8.000 euros.

Ante ello, la mujer viajó en tres ocasiones hasta la estación de autobuses de Méndez Álvaro, en Madrid, y entregó 1.050 euros cada vez, siguiendo las instrucciones que recibía.

Al final, la víctima formuló denuncia por estos hechos el día 5 de noviembre de 2015, tras lo cual se produjo la detención de las presuntas responsables.

A una de ellas, Marcia se le imputa además un delito de obstrucción a la Justicia, ya que con posterioridad a la denuncia coincidió con la víctima en la estación de autobuses de Valladolid y, supuestamente, la conminó para que la retirara.