Publicado 12/02/2021 03:47CET

Coronavirus.- Argentina detecta 200 muertes más de COVID-19 y se acerca a los 50.000 decesos

Pruebas de COVID-19 en Buenos Aires.
Pruebas de COVID-19 en Buenos Aires. - PAULA ACUNZO / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO

MADRID, 12 Feb. (EUROPA PRESS) -

Argentina ha registrado este jueves otras 200 muertes por coronavirus, según han confirmado las autoridades sanitarias, por lo que ya son 49.874 los decesos acumulados desde el inicio de la pandemia.

El Ministerio de Salud ha detallado en su último reporte epidemiológico que hay 7.311 nuevos casos de COVID-19, todos detectados en las últimas 24 horas, siendo que el total de argentinos contagiados asciende a 2.008.345 casos.

De la cifra de positivos acumulados, 1.806.260 son pacientes recuperados y 152.211 son casos confirmados activos.

Asimismo, la cartera de Salud ha explicado que hay 3.541 camas de unidades de cuidados intensivos ocupadas por COVID-19. Esto significa que el nivel de ocupación en el país se sitúa en el 54,5 por ciento, cifra ligeramente superior en el Área Metropolitana de Buenos Aires, la más golpeada por la crisis sanitaria, que registra un 59,1 por ciento.

Este jueves, el presidente argentino, Alberto Fernández, ha hecho referencia a la pandemia para indicar que aunque el Gobierno "advirtió la importancia de la salud pública cuando la pandemia nos asoló", hubo quienes pensaron que "era mejor dejar la atención de la salud en manos privadas y desampararon a millones de argentinos".

"Lo importante es que, de un año hasta hoy, comenzamos a reparar eso y los argentinos entendieron de una vez y para siempre la importancia de la salud pública", ha agregado Fernández, recoge Télam, a la espera de que este viernes llegue a territorio nacional el cuarto cargamento de vacunas rusas Sputnik V para proseguir con el plan de inmunización.

El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, ha reiterado también este jueves la eficacia de dicha vacuna tras asegurar en su cuenta de Twitter que ha recibido la segunda dosis de la inoculación.

Según Kicillof, nunca me contagió y la vacuna sirvió para que su cuerpo "produjera defensas contra el virus que crecieron desde la medición anterior".