Publicado 13/04/2020 14:05CET

Coronavirus.- Los bolivianos varados en la frontera con Chile serán trasladados a un albergue hasta que puedan retornar

Frontera de Chile (Imagen de archivo)
Frontera de Chile (Imagen de archivo) - Alexander Infante/Agencia Uno/dp / DPA - Archivo

MADRID, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los 700 ciudadanos bolivianos que están varados en el municipio chileno de Colchane por el cierre fronterizo ordenado para frenar el contagio del coronavirus y que la semana pasada intentaron cruzar a Bolivia por la fuerza serán trasladados a un albergue en la ciudad chilena de Iquique hasta que puedan regresar a su país.

Así lo ha anunciado el alcalde de Colchane, Javier García, quien ha explicado que para ello "se está habilitando el coliseo A-7, que es un liceo grande y tiene todas las condiciones mínimas". Allí podrán dormir y tendrán baño, agua, comida y atención médica, ha detallado.

García ha indicado que se hará un listado de los bolivianos varados antes de proceder a su traslado por carretera hacia Iquique y, cuando se abran las fronteras, serán enviados de vuelta, según informa el diario boliviano 'La Razón'.

La semana pasada, cientos de bolivianos intentaron rebasar el cordón militar para cruzar hacia Bolivia, dando lugar a un enfrentamiento con los uniformados. El Gobierno de Jeanine Áñez acusó de la violencia a simpatizantes del MAS del ex presidente Evo Morales que, según denunció, en realidad vivirían en Chile.

García, por su parte, atribuyó los disturbios a la precaria situación de los bolivianos atrapados en Colchane, entre otras cosas, por "la carencia de alimento" y reclamó una solución a las autoridades nacionales.

Hasta ahora, el Gobierno de Áñez estaba trasladando a los retornados desde Chile a un campamento habilitado en Pisiga para que pasen la cuarentena obligatoria, pero el ministro de Defensa, Fernando López, ha indicado que en estos momentos está desbordado, por lo que no se puede continuar con las repatriaciones.

Bolivia ha registrado 330 casos de coronavirus, incluidas 27 muertes. El ex ministro de Salud Aníbal Cruz, que dimitió la semana pasada por "motivos personales", ha revelado en las últimas horas que, de acuerdo con sus cálculos, en cuatro meses podría haber hasta 48.000 contagiados y cerca de 4.000 fallecidos, de acuerdo con 'El Deber'.