Publicado 24/06/2020 03:38CET

Coronavirus.- Brasil registra casi 39.500 casos y más de 1.300 muertos por la COVID-19 en su último balance

Un hombre se toma una fotografía en el paseo marítimo de las playas de Copacabana en Río de Janeiro.
Un hombre se toma una fotografía en el paseo marítimo de las playas de Copacabana en Río de Janeiro. - Fernando Souza/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 24 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Salud de Brasil ha comunicado este martes un total de 1.145.906 casos y 52.645 muertes provocada por la COVID-19, después de los 39.436 nuevos casos y las 1.374 víctimas mortales adicionales confirmadas por las autoridades.

En contraste, una vez más, con la información publicada por la alianza de medios de comunicación, entre los que están periódicos como 'Folha de Sao Paulo' y 'Estadao', y grupos como Globo, que asciende las cifras a 1.151.479 contagios y 52.771 fallecidos, tras contabilizar 40.131 nuevos positivos y 1.364 muertes a través de las secretarías estatales de salud.

Por su parte, el estado de Sao Paulo ha registrado 434 muertos en un solo día, una nueva cifra récord que sitúa en 13.068 la cifra total de fallecidos. La región, la más golpeada por la pandemia, ha sumado 7.502 infectados, por lo que ya son 229.475 las personas que han dado positivo en los últimos tres meses.

Río de Janeiro ha registrado también cifras de récord, 220 fallecidos en un solo día. El número total de casos ha ascendido a 100.869 y el de víctimas mortales a 9.153.

Porto Alegre, la capital del estado Río Grande del Sur, ha decidido volver a endurecer las restricciones y cerrar nuevamente algunas actividades económicas para evitar que la pandemia siga extendiéndose.

La ciudad ha confirmado hasta el momento algo más de 20.800 casos y la muerte de 477 personas. Las autoridades han optado por cerrar tiendas, centros comerciales, así como actividades industriales y trabajos de construcción y de obras civiles.

No obstante, los gimnasios no cerrarán sus puertas, aunque reducirán todavía más su aforo, al igual que las peluquerías y los centros de belleza, que podrán seguir operando siguiendo los protocolos de seguridad.

Estos mismos protocolos serán los que deberá empezar a cumplir a partir de ahora el presidente del país, Jair Bolsonaro, dado a aparecer en lugares públicos y darse baños de multitudes, contraviniendo las recomendaciones de seguridad.

Un juez ha ordenado este martes a Bolsonaro a usar mascarilla mientras se encuentre en espacios públicos del Distrito Federal, el territorio en el que se encuentra ubicada la capital, Brasilia, bajo la amenaza de una multa de 2.000 reales (más de 340 euros) por cada día de incumplimiento.

El uso de la mascarilla es obligatorio en la capital brasileña desde el 30 de abril, en virtud de una normativa que, de incumplirse de forma reiterada, podría conllevar la comisión de un delito contra la salud pública susceptible de ser castigado con un año de cárcel.