Publicado 01/06/2020 01:34CET

Coronavirus.- Brasil supera los 500.000 casos de la COVID-19 mientras Bolsonaro pasea a caballo en una marcha a su favor

Acólitos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante una marcha contra el Tribunal Supremo Federal
Acólitos del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante una marcha contra el Tribunal Supremo Federal - Ellan Lustosa/ZUMA Wire/dpa

MADRID, 1 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Ministerio de Salud de Brasil ha confirmado este domingo que se ha superado la barrera del medio millón de casos y son ya 514.849 el número de contagiados por la COVID-19 en el país sudamericano, además de haber registrado 29.314 muertes, el mismo día en el que el presidente, Jair Bolsonaro, se ha paseado a caballo por la manifestación convocada a su favor y en contra del Tribunal Supremo y el Congreso.

Brasil continúa siendo el segundo país con más casos del nuevo coronavirus, y ahora cuarto en número de fallecidos tras las cifras de los últimos días, sólo superado por Estados Unidos, con más de 1,7 millones de contagios y 104.000 fallecidos.

Después de media hora estrechando la mano a algunos de sus acólitos reunidos alrededor del Palacio de Planalto, en Brasilia, Bolsonaro ha montado en un caballo de la Policía Militar y se ha dado un baño de multitudes antes de volver a su coche oficial para abandonar la manifestación.

Las medidas de seguridad fueron reforzadas a las puertas del Congreso y del Tribunal Supremo, en donde varias decenas de manifestantes se han agolpado al grito de 'censura', después de que las autoridades hayan ordenado la detención de blogueros partidarios de Bolsonaro, acusados de difundir noticias falsas y ataques contra los magistrados y las instituciones judiciales.

El periódico 'O Globo' ha señalado que algunas de las pancartas que se podían leer entre los manifestantes pedían una intervención militar de las instituciones.

En contraposición, la Policía Militar ha dispersado este domingo con gases lacrimógenos una manifestación en Sao Paulo contra el Gobierno de Bolsonaro y autodenominada prodemocracia y antifascista por sus convocantes, entre los que estaban varios sectores de las aficiones de los clubes de fútbol de la ciudad, como el Corinthians, o el Palmeiras.

Los choques con la Policía tuvieron lugar cerca del Museo de Arte de Sao Paulo, en plena Avenida Paulista, una de las zonas neurálgicas de la ciudad, en cuyo edificio estaba teniendo lugar un acto en favor de Bolsonaro.

Al menos cinco personas fueron detenidas durante una manifestación, que tal y como señalan los medios brasileños, transcurrió en un principio de manera pacífica con cánticos en favor de la democracia, hasta que partidarios y detractores de Bolsonaro se encontraron.

El gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, ha explicado que la intervención de la Policía Militar se ha producido "para mantener la integridad física de los manifestantes" de ambos lados y ha asegurado que gracias a ello se ha evitado la "confrontación" y "posibles víctimas".

"En democracia, las manifestaciones deben ser respetadas, pero las expresiones contrarias no pueden ser expresadas con violencia en las calles. Brasil necesita paz, diálogo y respeto a las instituciones para preservar su democracia", ha escrito Doria en su cuenta oficial de Twitter.