Publicado 24/04/2020 19:29CET

Coronavirus.- Colombia dice que reabrir ya la frontera con Venezuela sería "un suicidio"

Migrantes venezolanos esperan un autobús que les lleve a la frontera en plena pandemia de coronavirus
Migrantes venezolanos esperan un autobús que les lleve a la frontera en plena pandemia de coronavirus - El País/colprensa/dpa

MADRID, 24 Abr. (EUROPA PRESS) -

La vicepresidenta de Colombia, Marta Lucía Ramírez, ha considerado que abrir ahora la frontera con Venezuela, que se cerró por la pandemia de coronavirus, sería "un suicidio", esgrimiendo que podrían reactivarse los flujos migratorios y multiplicarse así el contagio.

"Abrir en este momento el espacio a la llegada de nuevos venezolanos es prácticamente un suicidio. No podemos hacerlo", ha dicho la 'número dos' del Gobierno de Iván Duque, en una entrevista concedida a Voice of America (VOA).

Colombia cerró a mediados de marzo todas sus fronteras, incluida la de Venezuela, con la intención de frenar el avance del coronavirus, que deja ya un saldo de 4.561 casos confirmados y 215 muertos en el país.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, llegó a protestar ante Naciones Unidas por considerar que se trataba de una medida irresponsable, argumentando que obligaría a desviar el flujo migratorio a los cruces ilegales, donde no hay controles de ningún tipo, tampoco sanitarios.

En este tiempo, la llegada de migrantes venezolanos a Colombia se ha reducido pero en cambio más de 33.000 --según cálculos de la Casa de Nariño-- han regresado a su país porque el confinamiento declarada por el coronavirus ha acabado con sus medios de vida en la nación vecina.

Ramírez ha aclarado que, si bien la línea limítrofe seguirá cerrada, las autoridades ayudarán a "los que voluntariamente quieran regresar a su país". "Pero Colombia ni los está expulsando, como han hecho otros, ni les ha cerrado los espacios, como han hecho otros", ha reivindicado.

Más de cinco millones de venezolanos han salido de su país en los últimos años para escapar de la crisis política, económica y humanitaria. La mayoría, unos 1,8 millones, han ido a parar a Colombia, que se ha visto desbordada por la afluencia de inmigrantes y refugiados del toro lado de la frontera.

"Para Colombia no es fácil atender tantos a los colombianos que viven en la informalidad como a los dos millones de venezolanos que están en nuestro país y que la mayoría de ellos viven en la informalidad", ha subrayado.

El Gobierno de Iván Duque ha hecho un nuevo llamamiento a la comunidad internacional para que apoye a Colombia en la gestión de la crisis migratoria de Venezuela en el contexto del coronavirus.

Ramírez ha lamentado que hasta ahora no ha dado resultados. "La comunidad internacional es de mucho blablablá y poca efectividad, mucho de palabra y poca solidaridad con los venezolanos que están acá en Colombia", ha reprochado.