Publicado 29/05/2020 18:52CET

Coronavirus.- Más de 700 profesionales sanitarios denuncian la "inaudita e inverosímil" estrategia en Nicaragua

Control de temperatura para acceder a un estadio en Nicaragua
Control de temperatura para acceder a un estadio en Nicaragua - 2020 GETTY IMAGES / GETTY IMAGES

Aseguran que trabajadores y estudiantes han recibido amenazas de despido

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

Más de 700 profesionales sanitarios de Nicaragua han emitido un manifiesto contra la "inaudita e inverosímil" estrategia del Gobierno de Daniel Ortega contra la pandemia de coronavirus y denunciar que han llegado a recibir amenazas por exponer la situación.

"La estrategia inaudita e inverosímil del Gobierno nicaragüense ante la pandemia de la COVID-19 continúa siendo la misma", han dicho, lamentando que, "a pesar del llamado realizado por diferentes organismos y expertos a implementar cambios sustanciales", "permanece impasible pretendiendo normalizar la realidad".

Los 716 firmantes han alertado de que con ello, no solo está "anteponiendo los aspectos económicos a la salud de la población nicaragüense", sino que está convirtiendo al país "en un potencial foco de diseminación de la infección para el resto de Centroamérica".

En este sentido, han asegurado que "el precario sistema de salud público se encuentra en vías de saturación, con una alta probabilidad de colapsar en los próximos días, lo que pone a la población general en un elevado riesgo de muerte debido a la falta de recursos sanitarios para enfrentar la epidemia".

Además, han señalado que, "como consecuencia de una demanda creciente y exponencial por padecimientos respiratorios graves a nivel nacional y de la falta de equipos adecuados de protección, muchos profesionales sanitarios y de apoyo han resultado con COVID-19, lo que ha mermado la capacidad de atención a la población".

"Muchos trabajadores se han visto forzados a abandonar su noble labor por falta de condiciones apropiadas y para no continuar exponiéndose a la infección por el virus", han contado.

En este contexto, han denunciado que algunos médicos "han recibido amenazas indirectas de despido en instituciones públicas y por medio de redes sociales". "Un punto aparte merece el estudiantado de medicina, quienes bajo presión y amenaza de retiro de becas y de matrículas, han tenido que asistir a actividades académicas en los hospitales, sin los medios apropiados de protección contra la COVID-19", han destacado.

Dado que "el país se encuentra en fase de diseminación comunitaria y el Estado continúa sin aplicar las medidas de mitigación que permitan el control del brote epidémico, ignorando de manera indolente la realidad", han aconsejado a los nicaragüenses el "autocuidado", lo cual pasa principalmente por quedarse en casa.

No obstante, han insistido en su llamamiento a Ortega para que "declare la fase de transmisión comunitaria y actúe en consecuencia, implementando las medidas de mitigación de la epidemia, tales como: la suspensión de actividades masivas, el cierre temporal de centros de educación (...) y, de ser necesaria, la cuarentena comunitaria".

Asimismo, han reclamado a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Naciones Unidas y organizaciones de defensa de los Derechos Humanos que evalúen 'in situ' la situación de la pandemia de coronavirus en Nicaragua.

El Gobierno de Ortega ha reconocido la existencia de 759 personas contagiadas, entre ellas 35 víctimas mortales, hasta el 26 de mayo. Sin embargo, el Observatorio Ciudadano COVID-19, una organización de médicos que lleva un balance extraoficial, asegura que hay al menos 2.408 casos y 598 muertos, según informa el diario nicaragüense 'La Prensa'.