Publicado 29/05/2020 15:37CET

Coronavirus.- MSF refuerza su respuesta ante el coronavirus en el estado brasileño de Amazonas, uno de los más golpeados

Una enfermera pasando revisión a indígenas warao en Manaus
Una enfermera pasando revisión a indígenas warao en Manaus - MSF

MADRID, 29 May. (EUROPA PRESS) -

La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) ha reforzado su respuesta sanitaria frente a la pandemia del nuevo coronavirus en el estado de Amazonas, uno de los más golpeados de Brasil por número de fallecidos.

En un comunicado, MSF ha explicado que está actuando en coordinación con las autoridades locales y que va a ayudar a aumentar la capacidad de atención a pacientes contagiados con coronavirus, centrando el foco en intentar reducir el número de casos nuevos.

A pesar de que Amazonas cuenta con una población relativamente pequeña, este estado brasileño es una de la regiones del país con mayor número de decesos por COVID-19, la enfermedad generada por el coronavirus. El elevado número de contagios ha provocado el colapso del sistema de salud y también del sistema funerario en el estado.

Ante la gravedad de la situación, la respuesta de MSF incluirá cuidados intensivos para pacientes críticos, aislamiento médico para casos leves o moderados y diversas actividades de promoción de la salud en áreas urbanas y rurales.

"Los hospitales locales han logrado aumentar el número de camas en unidades de cuidados intensivos, pero desafortunadamente la mortalidad relacionada con COVID-19 sigue siendo alta", ha explicado la ONG. Con el fin de sumar fuerzas para reducir el número de muertes, MSF comenzará a trabajar en el Hospital 28 de Agosto, en el que administrará doce camas de UCI y 36 camas para pacientes moderados.

Además, la organización aportará profesionales para atender a pacientes con la enfermedad y se está preparando para trabajar apoyando a otros hospitales de la ciudad. MSF comenzó a operar en Manaus, la capital de Amazonas, el 25 de abril.

En esta ciudad, la ONG ya trabaja en seis albergues para refugiados y personas sin hogar, donde lleva a cabo sesiones de promoción de la salud, actividades de apoyo para garantizar medidas de higiene adecuadas que ayuden a evitar la transmisión del virus y actividades de seguimiento médico para identificar casos sospechosos de COVID-19.

A finales de esta semana, en colaboración con las autoridades de la ciudad, MSF tiene previsto establecer un centro de aislamiento y observación para pacientes de grupos vulnerables que sufren la enfermedad en sus formas más leves y que no necesitan ser hospitalizados. La instalación se realizará en la Escuela Municipal Profesor Waldir García, en el barrio de Sao Geraldo.

También desde esta semana, MSF planea actividades en el interior del estado para organizar la provisión de atención médica de calidad para casos moderados y severos de COVID-19 en áreas remotas de Amazonas. En concreto, la ONG trabajará en al menos dos ubicaciones, una de las cuales es el municipio de Sao Gabriel da Cachoeira.

La salud de las comunidades indígenas, que cuentan con poco acceso a la atención médica, es una de las mayores preocupaciones para MSF y el plan estratégico para la atención de estas poblaciones se está desarrollando conjuntamente con líderes y organizaciones indígenas.

"La situación en Amazonas es dramática, pero creemos que nuestro trabajo puede marcar la diferencia. Nos estamos esforzando para que todo esté en marcha lo antes posible", ha explicado la doctora Cecilia Hirata, coordinadora del proyecto de MSF en Manaus.

La organización no gubernamental se plantea como uno de sus principales objetivos en Amazonas la reducción de la tasa de contagio de COVID-19 entre la población. "Cuanto menor sea el número de personas infectadas al mismo tiempo, menor será el número de pacientes críticos que tendrán que buscar atención médica simultáneamente, lo que servirá para aliviar parte de la carga que soporta el sistema de salud", ha asegurado Hirata.

"Las acciones de promoción de la salud, con la difusión de información correcta sobre medidas preventivas, resultan de una importancia crucial para reducir el número de contagios", ha explicado la doctora de MSF.

MSF ha contado que planea aumentar sus actividades de promoción de la salud en áreas urbanas, así como en el interior del estado. Para llegar a la población que vive en áreas remotas, la organización tiene previsto ofrecer formación para los líderes de la comunidad, que podrán compartir a su vez el conocimiento adquirido con sus comunidades.

MSF trabaja en la actualidad en más de 70 países para apoyar acciones para responder a la pandemia del nuevo coronavirus originado en la ciudad china de Wuhan. Además de en Manaus, en Brasil la ONG lleva a cabo actividades para prevenir y combatir la COVID-19 en las ciudades de São Paulo, Río de Janeiro y Boa Vista.

Brasil es el segundo país del mundo más afectado por la pandemia, con más de 438.000 personas contagiadas y más de 26.700 víctimas mortales, incluidos más de 26.000 casos registrados en las últimas 24 horas.