El Corredor Seco, el epicentro de la pobreza extrema en Centroamérica

El Corredor Seco, el epicentro de la pobreza extrema en Centroamérica
REUTERS / OSWALDO RIVAS - Archivo
Publicado 17/05/2019 18:46:30CET

   CIUDAD DE GUATEMALA, 17 May. (Notimérica) -

   El Corredor Seco Centroamericano (CSC) --delimitado por la costa pacífica de Chiapas (México), el oeste de Costa Rica y el occidente de Panamá-- se ha visto amenazado desde hace varios años por el temido fenómeno climático 'El Niño', hundiendo a sus habitantes en la pobreza.

   La sequía está afectando intensamente a las más de 10,5 millones de personas que habitan en los países ubicados en esta franja. Y es que "cerca del 60 por ciento de la población del Corredor Seco vive en la pobreza", según el secretario ejecutivo de la Comisión Centroamericana de Ambiente y Desarrollo (CCAD), Salvador Ernesto Nieto Cárcamo.

   La pobreza en áreas rurales se dispara en Nicaragua, Honduras y Guatemala, aunque también en Costa Rica y El Salvador, según la Comisión Económica para América Latina y El Caribe.

   'El Niño' ya forma parte de la agenda de América Latina y el Caribe. Este fenómeno es el resultado de un calentamiento de los bosques de la Amazonia y de una sequía extrema multiplicada desde las cuatro últimas décadas.

CONSECUENCIAS

   Las cosechas de maíz y frijoles de los agricultores de subsistencia han quedado destruidas este 2019, según el Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (WFP, por sus siglas en inglés) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés).

   Ambos organismos han alertado que los diagnósticos de los gobiernos centroamericanos muestran que 1,4 millones de personas necesitan asistencia alimentaria con urgencia.

   Es por esto que FAO y WFP han llamado a la comunidad internacional solicitando 72 millones de dólares para brindar ayuda a las 700.000 personas que se encuentran en riesgo en el Corredor.

   Por su parte, el director regional de WFP para América Latina y el Caribe, Miguel Barreto, advirtió que "si no les apoyamos ya, el período de escasez de alimentos de los próximos meses podría ser particularmente duro para ellos y especialmente para los más vulnerables, entre ellos niñas y niños, con el consecuente deterioro de su condición nutricional".

   Una vez agotadas las reservas de alimentos, un 82 por ciento de las familias han recurrido a vender sus herramientas agrícolas y, en los peores casos, también han vendido su ganado porque tampoco tienen cómo mantenerle ante la erradicación de los pastos. Esta es la estrategia que toman los afectados para poder comprar comida.

   La solución común que plantean las citadas organizaciones es la "revitalización de los territorios del Corredor Seco" para que se puedan "garantizar condiciones para que las comunidades mejoren sus medios de vida sin que tengan que irse de sus países".

Contador

Para leer más