Costa Rica.- El Gobierno de Oscar Arias alerta del altísimo tráfico y consumo de drogas que enfrenta Costa Rica

Actualizado 04/12/2006 20:16:27 CET

SAN JOSÉ, 4 Dic. (EP/AP) -

El aumento en el número de decomisos de drogas y el consumo entre la población local mantiene en alerta a las autoridades costarricenses que analizan un nuevo plan de lucha contra el problema para el periodo 2007-2012, informó hoy el ministro de Seguridad, Fernando Berrocal.

"Muchos no tienen idea de la magnitud del problema que enfrentamos... cerca del 85 por ciento al 90 por ciento de la droga que sale de Colombia y va a Norteamérica, pasa por el corredor centroamericano y Costa Rica es la primera frontera, el primer eslabón en esa cadena", manifestó Berrocal al inaugurar el taller 'Formulación e implementación de políticas públicas en el marco del plan sobre drogas'.

El ministro calificó como un "cambio dramático" el sufrido por el país, debido a que ahora mucha de la droga se queda en el mercado interno. "Está provocando una violencia que no conocíamos, con fenómenos de criminalidad como el lavado de dinero y el sicariato (asesinatos por encargo)", agregó el ministro.

Señaló que en lo que va del 2006 han incautado 18,7 toneladas de cocaína, cuando el año pasado fueron 9,8 toneladas en total, mientras de heroína se pasó de 50,6 kilos a 60,3 kilos y de éxtasis se pasó de 138 dosis en el 2005 a 5.938 dosis este año lo que refleja un incremento del 4.302 por ciento.

"No obstante, el problema central en Costa Rica está en el consumo de crack, que es un tipo de droga muy adictiva. En lo que va del 2006 hemos incautado 127.830 dosis", dijo Berrocal. En el 2005 en total fueron unas 134.000 dosis.

En el taller organizado por el Instituto Costarricense sobre Drogas, los funcionarios buscarán establecer "una política integral, porque no se trata sólo de un problema de la policía, sino que deben intervenir otros (sectores) como Salud y Educación", explicó.

Otro de los datos alarmantes fue el de detenidos por delitos de narcotráfico. Mientras en el 2005 sumaron 2.600 personas, para lo que va del 2006 ya se contabilizan 12.364, un aumento del 183 por ciento. Un 25 por ciento de ellos son extranjeros, como unos 350 colombianos que se encuentran encarcelados.

Para la vicepresidenta y ministra de Justicia, Laura Chinchilla, "el impacto de esa población en el sistema carcelario del país es importante, pues no está preparado para este tipo de criminalidad. Lo que hemos tratado es de evitar que ellos sigan delinquiendo estando detenidos y además conlleva un aumento del riesgo, por lo que hemos incrementado la seguridad en los penales", apuntó Chinchilla.

Adelantó que las autoridades estudian varias reformas legales con el fin de adecuar las leyes costarricenses a la nueva realidad del negocio de drogas. "Si Costa Rica no se pone al día, estaremos enviando un mensaje al mundo de que es un país propicio para este tipo de delitos", advirtió.

También se preparan acciones en los campos de prevención y de rehabilitación como el inicio de la construcción, en el 2007, de un centro nacional de desintoxicación para menores de edad.