Costa Rica.- Al menos tres personas mueren en el incendio de una planta química cercana a una refinería de petroleo

Actualizado 14/12/2006 0:09:09 CET

SAN JOSÉ, 13 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un incendio en una planta química ubicada en la zona caribeña de Costa Rica provocó la muerte de al menos tres personas, numerosos heridos de gravedad y un desaparecido. Además se desató una gran alerta y la movilización del personal de emergencias para controlar el fuego y evacuar algunas viviendas cercanas, según el viceministro de Seguridad, Rafael Gutiérrez.

El suceso, que tuvo lugar en torno a las 11:00 horas (18:00 en España) cerca del puerto de Moín --el principal de carga del país-- se presentó cuando estalló un camión cisterna cargaba "thinner", un químico inflamable, en las instalaciones de Químicos Holanda, firma local subsidiaria del grupo alemán Brenntag, a unos 130 kilómetros al este de la capital.

Según muestra la cadena de televisión costarricense, Canal 7, la explosión provocó un gran incendio y una enorme columna de humo negro que superan con creces la altura del bosque que rodea la empresa, que se encuentra muy cerca de la Refinería Costarricense de Petroleo (RECOPE).

Por razones desconocidas una fuga que provocó una reacción en cadena de explosiones de los tanques situados en el lugar. El muelle caribeño de Moín suspendió sus operaciones como medida de precaución. El paso por la carretera general próxima al lugar de la explosión también cortó su tráfico.

También, según informa el diario 'La Nación' las autoridades desalojaron a los vecinos, en un radio de tres kilómetros, para que no se vieran afectados por este incendio de grandes proporciones que aún está sin controlar.

Gutiérrez detalló que hasta el momento se contabilizaron tres fallecidos, 14 heridos y tres más con quemaduras de gravedad que fueron trasladados a un centro médico en la capital del país. Uno de ellos presentaba más del 70 por ciento de su cuerpo quemado casi en totalidad.

Las primeras cuadrillas especializadas en llegar al lugar de la explosión fueron precisamente las de la empresa RECOPE, que trataron de reducir el fuego con espuma. Después llegaron los bomberos de la zona y más tarde acudieron refuerzos de los bomberos desde San José.

El jefe de Bomberos, Héctor Chávez, explicó que enfrentaban problemas por desabastecimiento de agua ante lo cual iniciaron el bombeo desde el mar. Otro problema se generaba por la presencia de curiosos y porque existen ciertas tuberías con combustible que seguían alimentando el fuego.

"No tenemos ninguna posibilidad de control sobre el humo y por eso es que buscamos apagar el incendio lo más pronto posible", dijo Chávez. En ese momento, la emergencia ya se había extendido durante más de tres horas y según las autoridades, podrían tardar unas 48 horas hasta poder solucionar la emergencia.

Las lenguas de fuego se observan desde varios kilómetros de distancia, de acuerdo a las imágenes difundidas por Canal 7 y a los testimonios de los vecinos de la ciudad cercana de Puerto Limón.

Uno de los heridos fue trasladado a la Unidad de Quemados del San Juan de Dios en una avioneta del Ministerio de Seguridad Pública. Se trata de la explosión más grande de los últimos años en Limón.

Según Cháves, en estos momentos la prioridad es evitar la propagación del fuego a los aledaños, para lo que están tratando de enfriar con espuma y agua para enfriar los tanques de químicos que se ubican a solo 100 metros del foco del incendio.

Un miembro de la Cruz Roja de la provincia de Limón, Walter Zarate, indicó que se han atendido varias personas afectadas por humo y quemaduras.

La Comisión Nacional de Emergencia activó la alerta y se traslada, vía aérea, con suministros para ayudar a quienes han sido afectados.

El director de la Fuerza Pública, Oldemar Madrigal indicó que miembros de seguridad se encuentran haciendo el llamado a la población para que no pongan en riesgo su vida y abandonen sus hogares, los cuales también vigilarán para resguardar sus pertenencias.

En el momento del incendio, según dicho canal de televisión se encontraban trabajando 50 empleados, de los cuales según indicó uno de ellos, había cuatro operarios cargando material en uno de los cisternas y otros cinco haciendo reparaciones en el lugar donde se dio la explosión.