¿Por qué la creación del Servicio Cívico Voluntario para jóvenes está causando polémica en Argentina?

Actualizado 19/07/2019 12:00:20 CET
Ministra de Seguridad Argentina
Ministra de Seguridad Argentina - TWITTER

   BUENOS AIRES, 19 Jul. (Notimérica) -

   El Gobierno argentino anunció este martes la puesta en marcha del Servicio Cívico Voluntario en Valores (SCV), una serie de talleres dirigidos a jóvenes de 16 a 20 años que estarán a cargo de la Gendarmería Nacional, y que tendrá como objetivo brindar capacitación en valores "democráticos y republicanos".

   El programa, que comenzará a funcionar el próximo 1 de agosto, contará con seis pruebas piloto en cuatro provincias --Buenos Aires, Córdoba, Santiago del Estero y Río Negro--, según lo publicado en el Boletín Oficial.

   Por su parte, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, indicó que este servicio "apunta a los jóvenes 'nini'", en referencia a los chicos que no estudian ni trabajan.

   Entre los objetivos que establece el SCV se mencionan el fomento del "compromiso personal y para con la comunidad, hábitos responsables, estímulo a la finalización del ciclo educativo obligatorio y la promoción del desarrollo de habilidades para el trabajo, culturales, de oficios y deportes".

   Además, este plan destaca que, mediante la participación voluntaria en los talleres, los participantes podrán "adquirir nuevas destrezas y habilidades, fomentar la inclusión, educación, superación y liderazgo en búsqueda de la cohesión social". También buscará "brindar herramientas que permitan la futura elección profesional".

   Las pruebas piloto se extenderán hasta el 31 de diciembre y, a partir de esa fecha, el Gobierno deberá articular con organismos públicos la implementación progresiva del SCV.

OPINIONES DIFERENCIADAS

   Sin embargo, el lanzamiento de este Servicio Voluntario ha generado polémica entre los argentinos. Por un lado, fue duramente criticado por quienes consideran que se intenta emular el viejo Servicio Militar Obligatorio, que fue derogado en 1994 por el entonces presidente Carlos Menem, tras el brutal crimen en un cuartel del soldado Omar Carrasco.

   Para los críticos de la medida, el Gobierno apunta a 'militarizar' a los jóvenes de origen humilde, con un plan que estará en manos de la Gendarmería Nacional, la misma que estuvo involucrada en la desaparición y muerte del activista Santiago Maldonado en 2017.

   Por otro lado, están quienes consideran el programa como una medida positiva, que ayudará a insertar socialmente a un sector de la población que encuentra pocas herramientas para su desarrollo educativo y profesional.

   Según datos de la Secretaría de Trabajo argentina publicados en 2017, casi un millón de jóvenes de entre 16 y 24 años no estudia, no trabaja ni busca empleo.

Para leer más