Crónica Ecuador.- La ayuda internacional extiende la mano a Ecuador mientras dos provincias siguen bajo el agua

Actualizado 29/02/2008 18:02:34 CET

Los damnificados temen que haya nuevas inundaciones que perjudiquen aún más las pocas casas

QUITO, 29 Feb. (EUROPA PRESS/Ana Basanta) -

España, Perú, Estados Unidos y Chile son algunos de los países que más están cooperando con los damnificados de las inundaciones de Ecuador, mientras dos provincias siguen bajo el agua, Guayas y Los Ríos. Desde que comenzó el temporal a principios de febrero ya han muerto 23 personas y, según cálculos del Gobierno, la reconstrucción de las zonas afectadas costará 1.000 millones de dólares.

Varias carreteras de acceso a la costa ecuatoriana están dañadas, como las de Zamora y Chimborazo, y ni siquiera se ha salvado la conocida ruta Panamericana, que en el tramo Jujan-Babahoyo está totalmente cubierta de agua debido al desbordamiento de los ríos San Pablo y Babahoyo.

La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID) realizó dos envíos de ayuda humanitaria. El primer cargamento llegó el sábado pasado e incluía una planta potabilizadora, más de 1.200 mantas y 270 lonas impermeables.

El segundo, con más de siete toneladas de ayuda de emergencia, está compuesto por ayuda procedente de la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de Barcelona, el Gobierno de Islas Baleares, la Cruz Roja y la ONG Farmamundi.

Desde el Gobierno de Perú, dieron 10 toneladas de ayuda humanitaria para los damnificados por las lluvias y la erupción del volcán Tungurahua. La carga consiste sobre todo en botas, colchones, sábanas, bidones de plástico y kits de higiene.

Por su parte, el Gobierno de Chile envió un Hércules a Guayaquil, cargado con más de ocho toneladas de insumos, entre alimentos no perecibles, colchonetas, frazadas y carpas. Y Estados Unidos asignó alrededor de 500.000 dólares en equipos y vituallas.

MATERIAL INDISPENSABLE.

Éstos son algunos de los ejemplos de la ayuda internacional que se vuelca en las inundaciones de la costa de Ecuador. Cruz Roja Ecuatoriana advierte a instituciones, organismos y ciudadanía en general que los productos que más se necesitan, en cuanto a alimentos, son arroz, arveja, lentejas, panela, harina, azúcar, fríjol, sal, fideos, atún, avena, sardinas y agua embotellada.

También están recogiendo pasta dental, jabón, repelente, toallas, papel higiénico, sábanas y mosquiteras. Las donaciones también llegan hora tras hora por parte de entidades y personas anónimas del país, ya que hay diversas campañas solidarias para ayudar a los damnificados.

La Cámara de Comercio de Guayaquil, la Cámara de Pesquería, la Cámara de Agricultura de la Segunda Zona o la Asociación de Ganaderos son algunas de las organizaciones que se han volcado con la zona, al igual que empresas como Industrias Toni, Arrosol, Ingenio La Troncal, El Café, Gustamar, Ecuasal, Pronaza y Solubles Instantáneos.

Las iniciativas de solidaridad son muy variadas, entre las que destaca la de los empleados de la Corporación Aduanera Ecuatoriana, que donaron un día de su sueldo. También desde la Fundación Reina de la Belleza de Quito abrieron una cuenta para realizar aportaciones económicas y colocaron diversos puntos en los que entregar alimentos no perecederos, mantas, material higiénico y medicamentos.

La campaña 'Devolvamos la Alegría', impulsada por el Gobierno de Correa, tiene como objetivo llevar alimentos y ayuda psicológica a los afectados por los dos fenómenos naturales que azotaron el país, tanto las inundaciones en el litoral como la erupción del volcán Tungurahua.

Precisamente hace dos días el presidente de la República, Rafael Correa, instó a la unidad nacional para unir esfuerzos y ayudar a los damnificados. Mientras, los damnificados temen que haya nuevas inundaciones que perjudiquen aún más las pocas casas, cultivos y animales que se salvaron.

MÁS LLUVIAS EN EL RESTO DEL PAÍS.

Las lluvias tampoco dan tregua al resto del país, aunque son de menor intensidad. En la ciudad colonial de Cuenca, al sur, se deterioró una parte de la iglesia de San Francisco, lo que puso en riesgo este inmueble considerado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Una parte del alero sucumbió y el techo está en malas condiciones.

En Quito las lluvias han causado al menos 13 deslizamientos de tierra, según el cuerpo de Bomberos, y la Empresa Metropolitana de Alcantarillado y Agua Potable contrató una docena de equipos para limpiar el sistema de alcantarillado de la capital.