¿Cuál era la rutina diaria de 'El Chapo' mientras estaba oculto en Sinaloa?

Ilustración del juicio contra 'El Chapo' en Estados Unidos
REUTERS / JANE ROSENBURG - Archivo
Publicado 14/01/2019 22:57:15CET

   CIUDAD DE MÉXICO, 14 Ene. (Notimérica) -

   El juicio que desde hace unas semanas se está celebrando en Nueva York contra el narcotraficante mexicano Joaquin 'El Chapo' Guzmán está desencriptando notable información sobre el día a día y los métodos seguidos por él y su cártel para llevar a cabo actividades ilícitas, en especial el tráfico de drogas.

   Esta semana, el narcotraficante colombiano Alex Cifuentes, quien fuera mano derecha, y también "brazo izquierdo", del mexicano, ha dejado ver cómo era el paso de los días de 'El Chapo' mientras permanecía escondido en la sierra de Sinaloa, donde huyó tras escaparse de una cárcel de máxima seguridad de México.

   Su rutina diaria comenzaba tras el medio día, cuando se despertaba, tal y como indicó en el estrado Cifuentes. "Tras el almuerzo, realizaba las llamadas a sus socios caminando bajo los árboles" cercanos a la residencia donde se establecían. Varios secretarios personales eran los encargados de tomar notas de los mensajes que le llegaban, su agenda diaria u organizar las compras necesarias para la superviviencia en el lugar.

   'El Chapo' contaba con ocho propiedades en las montañas del Triángulo Dorado, como se denomina a la zona de la sierra sinaloense. "No eran lujosas", ha indicado el colombiano, alegando que el motivo era "para no llamar la atención del Ejército". Sin embargo, contaban con televisión vía satélite y acceso a Internet, así como las ventanas polarizadas para impedir que se viera su interior desde fuera.

   Cada 20 días aproximadamente, 'El Chapo' y su equipo cambiaba de residencia, sin indicar a ninguno de los guardas que permenecían en la vieja el lugar al que se dirigían.

   Como refuerzo de seguridad, 'El Chapo' contaba con medio centenar de hombres armados y vestidos de camuflaje que velaban por su seguridad en los alrededores de la finca, organizados "en tres anillos": uno de los aros cubrían las inmediaciones, otro las vías de acceso y un último los helipuertos.

   A través de una avioneta y un piloto muy experimentado, familiares y socios de 'El Chapo' podían acceder hasta el lugar en el que se encontraba el capo. Según ha indicado Cifuentes, la esposa del mexicano, Emma Coronel, se acercó en alguna ocasión, aunque asegura que "iba poco", así como añadía que en el lugar se podía ver "alguna amante".