Actualizado 29/11/2015 13:59 CET

¿Cuáles son los 5 peores atentados de América Latina?

Descubre los  peores atentados de América Latina
REUTERS

   MADRID, 29 Nov. (Notimérica) -

   La historia está plagada de atentados perpetrados en numerosos países en todo el mundo, y de ellos no se ha librado América Latina, donde se han producido algunos de los sucesos de mayor repercusión en su momento y aún se recuerdan en la actualidad.

   Esta lista contiene los cinco peores atentados de Latinoamérica, teniendo en cuenta factores como el número de personas fallecidas, el total de heridos, las estructuras dañadas y el impacto que provocaron en la sociedad en el momento en que sucedieron e, incluso, en el devenir actual.

1. CUBA (1976)

   El 6 de octubre de 1976 el vuelo 455 de la aerolínea Cubana con destino La Habana salió de Barbados con 73 personas a bordo. El avión era un Douglas DC-8 de fabricación estadounidense y apenas nueve minutos después de despegar explotó.

   Según las autoridades, la aeronave llevaba una carga de dos bombas en su interior, una de las cuales iba escondida en el baño trasero del avión.

   La autoría se atribuye a un grupo contrario a la Revolución castrista, vinculado con la CIA y con algunos miembros de la Policía secreta venezolana de la época.

   Por su parte, el Gobierno cubano acusó al estadounidense de haber colaborado en el ataque, pues, según pruebas ya desclasificadas del caso, la CIA tenía conocimiento previo de la operación y no hizo nada por evitarlo.

   A bordo del avión viajaban 25 miembros de la tripulación y 48 pasajeros. Entre éstos, 24 jóvenes eran miembros del equipo nacional juvenil de esgrima cubano y regresaban a casa después de haber ganado el Campeonato Centroamericano y del Caribe, y otros dos eran funcionarios del gobierno cubano: el director del Instituto Nacional de Deportes (INDER), Manuel Permuy Hernández, y el agente del Ministerio del Interior, Domingo Chacón Coello.

2. COLOMBIA (1989)

   En Colombia han sido muchos los atentados perpetrados, especialmente con coches bomba, y sobre todo a finales de la década de los 80 y, en su mayoría, a manos de narcotraficantes.

   El atentado seleccionado tuvo lugar el 6 de diciembre de 1989, cuando un autobús camuflado fue detonado con 500 kilogramos de dinamita frente a las instalaciones del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) en el barrio Paloquemao de Bogotá.

   La explosión se cobró la vida de 63 personas, en su mayoría funcionarios y transeúntes, e hirió a más de 600. Asimismo, más de 300 establecimientos de las zonas colindantes quedaron arrasados, entre ellos, 15 bancos y más de 200 juzgados.

   La autoría fue atribuida al Cartel de Medellín, dedicado principalmente al tráfico de cocaína. El máximo líder y fundador del Cartel, Pablo Escobar, y uno de sus socios, Gonzalo Rodríguez Gacha, tenían la intención de asesinar al entonces director del DAS, Miguel Alfredo Maza Márquez, en su guerra contra el gobierno estatal. Pero Maza salió ileso del incidente.

   Un mes antes de este atentado, también el Cartel de Medellín provocó una explosión en el vuelo 203 de la aerolínea Avianca, que se saldó con la muerte de 110 personas.

   La bomba iba dirigida al entonces candidato presidencial César Gaviria, aunque éste no iba en el vuelo.

3. PERÚ (1992)

   Conocido como el atentado de Miraflores, el 16 de julio de 1992 se produjo un atentado en la ciudad de Lima con dos coches bomba, cada uno de ellos equipado con 250 kilogramos de explosivos, que causaron la muerte de 25 personas e hirieron a más de 200.

   La explosión era parte de una de las mayores campañas terroristas en la ciudad de Lima, y con la onda expansiva de las explosiones, 183 hogares, 400 negocios y 63 vehículos de las zonas colindantes quedaron destruidos.

   En la historia del Perú, éste sería el comienzo de una serie de ataques contra el Estado peruano que duraron una semana y provocaron la muerte de 40 personas en total.

   En aquel momento se vivía una situación de inestabilidad en el país latinoamericano, debido a los constantes ataques terroristas, cuyos grupos no dejaban de aumentar. Entre ellos, destacaba el autodenominado Partido Comunista del Perú-Sendero Luminoso y el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA), que perpetraron una gran cantidad de ataques.

4. ARGENTINA (1994)

   El 18 de julio de 1994 un coche bomba se estrelló contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA). Con dicha maniobra, 85 personas fallecieron y 300 resultaron heridas, lo que ha constituido el mayor ataque terrorista del país.

   Del total de muertos, 67 víctimas se encontraban dentro de la AMIA y otras 18 en las inmediaciones del edificio.

   Años después de aquel suceso, en 2006, la justicia argentina acusó formalmente al gobierno iraní de haber planificado el atentado ayudado por Hezbolá, partido encargado de ejecutar el ataque.

   Asimismo, el 17 de marzo de 1992 tuvo lugar un atentado contra la Embajada de Israel en Argentina, que causó la muerte a 22 personas e hirió a otras 242.

   A las 14.45 (hora local) de aquel día, un furgón cargado de explosivos colisionó deliberadamente contra el edificio. Al volante del vehículo circulaba un conductor suicida que falleció en el acto.

   Fruto de la explosión, quedó completamente destruida la sede de la embajada y la del consulado, ubicadas ambas en la capital bonaerense. Actualmente, el hueco donde se ubicaba la embajada es una plaza dedicada a las víctimas que fallecieron allí.

 5. SANTIAGO DE CHILE (2014)

   Más reciente es el ataque terrorista perpetrado en un centro comercial en Santiago de Chile y, aunque no hubo muertos, se considera el peor sufrido por el país en los últimos 20 años.

   El 8 de septiembre de 2014 explotó un coche junto al centro comercial 'Subcentro', contiguo a la estación de metro Escuela Militar e hirió de gravedad a 14 personas con lesiones de diversa consideración.