Actualizado 16/05/2006 16:36:11 +00:00 CET

Cuba.- Una de las azucareras más importantes de Matanzas (Cuba), acusada de vertir residuos que generan gas metano

Las autoridades municipales temen que los desechos contaminen el agua potable de Calimete, una localidad de 30.000 habitantes

MADRID, 16 May. (EUROPA PRESS) -

Uno de los más importantes complejos azucareros de la provincia cubana de Matanzas, de la empresa agroindustrial Jesus Rabí, ha sido acusado de poner en riesgo a miles de familias de la zona debido a las emanaciones subterráneas de gas metano que se desprenden de los sus vertidos, según informó el boletín de noticias IPS.

La noticia se hizo pública a través de un artículo del diario Juventud Rebelde que recoge los testimonios de expertos y afectados de la localidad de Calimete, un municipio de unos 30.000 habitantes donde se emplaza la fábrica.

Según los expertos, los desechos se vierten a una zanja "sin tratamiento alguno". De esta manera, los residuos que van al subsuelo forman concentraciones subterráneas de metano, un gas inflamable, que asciende a la superficie. "Al llegar la época de lluvias y subir el manto, el agua asciende en esos bolsones y comprime el metano, que sale a la superficie", según explicó un ingeniero químico al diario.

"El metano es altamente peligroso y puede provocar explosiones. De hecho, las ha habido en otras ocasiones y lugares", alertó a IPS un especialista del sector.

A su vez, un funcionario de la localidad y antiguo empleado de la fábrica señaló que cuando hace frío, "el gas entra en las viviendas hasta la bóveda del techo, o llega por entre las lozas del piso, las hendijas y en los patios, a través de las pequeñas grietas de la tierra".

Entre los casos de afectados recogidos en la publicación, destaca el caso de una mujer que sufrió quemaduras graves en brazos, espalda y piernas cuando, durante un apagón, encendió una cerilla que desató un incendio.

SOLUCIONES EN CAMINO

El director general del complejo agropecuario, Tomás Zamora, aseguró que ya comenzaron a llegar la fábrica los recursos para el montaje de cinco sistemas de riego de tecnología brasileña que permitirá "restaurar las lagunas y se tratará el agua de los residuales".

En este sentido, la tecnología denominada 'fertiriego' contribuye a disminuir la carga contaminante de los residuos. Sin embargo, "por "deficiencias en la maquinaria los residuos de la destilería están saliendo desde hace unos años muy ácidos y no son aptos para el fertiriego, la técnica que contribuiría a aumentar los rendimientos cañeros y disminuir la carga contaminante", según la declaración de un especialista.

La directora del Centro Nacional de Gestión de Medio Ambiente para la industria azucarera y derivados, Esperanza Valdés, confirmó que ésa y otras siete empresas azucareras ya tienen financiación para proyectos de aplicación del fertirriego, lo cual permite el buen aprovechamiento de los residuos de la industria.

Las autoridades municipales, "en tanto llegan las soluciones", temen que se contamine el agua potable de la población, "pues ya hay pozos que se pueden usar solamente para el riego", advirtieron.

En la zona existen dos pozos para el agua potable que abastecen a 4.700 personas, más de 2.000 de ellas afincadas en el batey Rabí, la zona residencial de la agroindustrial. En la provincia de Matanzas, el 48% de las aguas provienen de la superficie y el resto son subterráneas.

Estudios realizados por el Centro de Estudios de la Economía Cubana de la Universidad de La Habana indican que los mayores problemas de contaminación que se producen en la agroindustria de la caña de azúcar y sus derivados "corresponden a la emisión de residuales líquidos desde refinerías, fábricas y destilerías".

Estas empresas se hallan diseminadas por la mayoría de los municipios de esta isla caribeña e inciden en mayor o menor grado en las cuencas hidrográficas, bahías, zonas costeras y aguas terrestres interiores, por lo que afectan además los suelos aledaños a los canales, cuando éstos están en mal estado.