Cuba/EEUU.- El presunto espía cubano Carlos Álvarez afirma que el FBI le había prometido inmunidad

Actualizado 25/08/2006 2:35:20 CET

MIAMI, 25 Ago. (EP/AP) -

Un profesor universitario acusado de ser un espía cubano testificó el jueves que sólo divulgó los detalles sobre su pasado con el Gobierno de La Habana porque creía que los agentes del FBI le habían prometido que no sería enjuiciado si decía la verdad.

"Lo consideré como una promesa", explicó Álvarez, de 61 años, acusado formalmente junto con su esposa Elsa, de 56, de haber actuado como agentes de inteligencia cubanos durante largo tiempo. "De no ser así, ¿por qué habría dicho las cosas que dije sobre mi vida pasada? Dije mucho. Dije todo, básicamente", agregó.

Álvarez, profesor de Psicología de la Universidad Internacional de Florida, declaró en una audiencia en torno a su petición para que su presunta confesión sea desestimada como prueba. La petición alega que los agentes del FBI le hicieron promesas de que tendría inmunidad ante un posible juicio, y que realmente no tenía opción de no declarar ante ellos. "Pensaba que si me negaba a hablar con ellos, tendría problemas", señaló.

El profesor no reconoció específicamente el jueves que él o su esposa hayan sido agentes de inteligencia cubanos, como afirman los fiscales. Se han declarado inocentes de los cargos que se les imputan y serán juzgados en los primeros meses del 2007.

Por su parte, los agentes del FBI Albert Alonso y Rosa Schureck testificaron que no le hicieron ninguna promesa formal a Álvarez, e insistieron en que se le dijo que en cualquier momento tenía la libertad de irse de las entrevistas, efectuadas el 22 y 23 de junio y el 1 de julio de 2005 en un hotel de Miami. Dos de las sesiones fueron grabadas en video.

Alonso y Schureck explicaron que su objetivo al reunirse con Álvarez no era recabar evidencia en un caso penal, sino convencerlo para que se convirtiera en un doble agente, que conservaría sus presuntos vínculos con el servicio de inteligencia cubano y al mismo tiempo trabajaría en secreto para Estados Unidos con el fin de reunir información sobre el Gobierno de Fidel Castro.