Cuba.- El Gobierno cubano denuncia el descontrol del sistema sanitario de la isla que dificulta su buen funcionamiento

Actualizado 26/02/2010 21:08:30 CET

Observa una elevada cifra de medicamentos subvencionados

LA HABANA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades cubanas denunciaron este viernes el descontrol existente en la estructura sanitaria de la isla con un reparto desproporcionado del personal, un exceso en la emisión de recetas y un aumento de los casos de fraude que dificultan el buen funcionamiento del sistema pese a que el régimen invierte cerca del 60 por ciento de su presupuesto anual en Salud y Educación.

El diario oficial 'Granma' indicó que, ante estos casos, las autoridades se han propuesto reducir las cargas innecesarias y llevar a cabo una ordenación racional del sistema sanitario que permita su sostenibilidad y mantenimiento a largo plazo.

Uno de los grandes problemas de la red sanitaria de la isla es el reparto desproporcionado del personal sanitario, que apenas cubre las demandas de algunos sectores y permite la ociosidad en otros. En concreto la jefa de Recursos Humanos, Carmen García Saura, señaló que el servicio presenta un déficit de 401 empleados en algunos centros mientras que en otros existe un superávit de 1.459 pese a que este proceso de optimización ha ahorrado al Estado 9.377 plazas en los últimos años.

En este sentido, la funcionaria aseguró que esta inmensa plantilla está sufriendo un proceso de reordenamiento en el que muchos de los empleados son derivados a otros sectores productivos para evitar destruir puestos de trabajo y corregir las "barbaridades encontradas".

Otro de los grandes lastres del sistema sanitario cubano es la gran carga que supone la emisión excesiva de certificados, dietas médicas, mediocamentos, medio diagnósticos y terapeúticos, así como el descontrol de las reservas existentes en los distintos almacenes de los centros de salud que cuestan cada años cifras millonarias.

En distintas inspecciones motivadas por las autoridades se localizó gran cantidad de material y médico y de todo tipo en los almacenes de las diferentes instituciones sanitarias del país y de centros universitarios que estaban muy deteriorados y, en el caso de los productos perecederos, a punto de caducar.

Como ejemplo, el rotativo alude al caso concreto de los almacenes de las unidades de atención primaria del país donde fueron halladas cerca de 4.490 placas de Petri que habían sido declaradas como excedentes mientras que, en otros puntos de la isla, los laboratorios de microbiología demandaban nuevos equipos desde hacía meses.

Del mismo modo cerca de 10.090 depresores de madera, utilizados en pediatría, permanecieron guardados durante el pasado año mientras uno de los hospitales pediátricos con más afluencia de pacientes de la isla carecía de los mismos para atender a los enfermos.

MUCHAS BONIFICACIONES

Asimismo, las autoridades observaron una elevada cifra de bonificaciones, gratuidades otorgadas a ciertos enfermos para la adquisición de determinados medicamentos, cuyo coste soporta el Estado.

Durante la visita a una farmacia en el municipio de Manicaragua, los funcionarios calcularon que cerca del 40 por ciento de los medicamentos dispensados en este local eran sufragados por el Estados, pese a no estar contemplados en el listado de medicamentos subvencionados.

"Luego se comprobó que aquella situación era un problema presente en casi toda la provincia. Al parecer, personas muy "bondosas" decidieron favorecer a algunos inmerecidamente, otorgándoles tal facilidad, la cual sólo debe entregarse así a quienes en verdad lo necesitan", explica 'Granma'.

En total, se dectectó al existencia de 12.346 expedientes sociales abiertos, que recibían las bonificaciones, de los cuales 4.695, fueron declarados fraudulentos por las autoridades cubanas, lo que supuso un ahorro para el Estado de cerca de 1.110.614 de pesos (30.765 euros).