Cuba.- La Habana pierde el 70 por ciento del agua potable por los problemas en la red de suministro

Actualizado 21/01/2011 18:19:49 CET

LA HABANA, 21 Ene. (Reuters/EP) -

La capital cubana despilfarra el 70 por ciento del agua que bombea por fugas en sus redes, en una situación que afecta el abastecimiento, según informa este viernes el diario 'Granma'.

Según el periódico oficial del Partido Comunista, La Habana se enfrenta a la situación "más crítica del último siglo", debido a las bajas precipitaciones y el deterioro de las redes hidráulicas.

"Sólo en el trayecto hasta su destino, se pierde aproximadamente el 70 por ciento del agua bombeada entre la fuente y el consumidor", señala el diario, citando cifras del estatal Instituto de Recursos Hidráulicos (INRH). "La sequía hidrológica, unida al mal estado de unos 2.194 kilómetros de redes, casi el 70 por ciento, y otros problemas de infraestructura, también perjudican la economía del país", agrega.

Fuentes del INRH indicaron a 'Granma' que para abastecer a la población se extrae desde las fuentes de abasto unos 726 litros de agua por habitante cada día, cifra que duplica la norma establecida de 325 litros por persona diario.

Desde que el presidente cubano, Raúl Castro, reemplazó en el cargo a su hermano Fidel en 2008, ha intentado poner freno al excesivo paternalismo y comenzó a implementar una profunda reestructuración del Estado que incluye la eliminación de más de un millón de empleos estatales y algunos subsidios.

En el amplio reportaje publicado, 'Granma' llama a "frenar el derroche". Pero el despilfarro de agua no es exclusivo de la capital cubana. El año pasado, funcionarios del sector dijeron a medios locales que la isla pierde el 50 por ciento de agua que bombea.

El deterioro de la redes se debe en parte al tiempo de uso, que oscila entre 50 y 100 años. Según cifras oficiales, más del 95 por ciento de la población tiene acceso a agua potable. El 74 por ciento tiene conexión intradomiciliaria y el 5 por ciento la recibe a través de fuentes públicas o pozos. El agua potable es un tema crítico en la isla, que ha sido fuertemente castigada por la sequía en los últimos años.