Cuba.- Miembros de seis grupos de disidentes se suman a la huelga de hambre en apoyo al periodista Guillermo Fariñas

Actualizado 07/06/2006 19:32:11 CET

El presidente de la fundación de DDHH pide a La Habana que "se haga responsable de la vida" de Fariñas, en huelga de hambre desde enero

CIEGO DE AVILA (CUBA), 7 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Fundación Cubana de Derechos Humanos, Juan Carlos González Leiva, anunció que su organización y al menos otros cinco grupos de disidentes se ha unido a la huelga de hambre que activistas de Santa Clara iniciaron el domingo en apoyo al periodista Guillermo Fariñas, en huelga de hambre desde el pasado 31 de enero para exigir "el derecho de los cubanos a acceder libremente al internet y contra la represión y las golpizas que ha sufrido a mano del Gobierno cubano".

Los disidentes en huelga de hambre desde el domingo son la presidenta del Movimiento Femenino Marta Abreu (MFMA) de Santa Clara, Noelia Pedraza Jiménez; la coordinadora del grupo, Idania Llanes Contreras, y los disidentes Yunieski García López, Luis Aragón García y Lisel Zamora Carrandi, según informó la presidenta del MFMA.

A ellos y a la Fundación Cubana de Derechos Humanos se unieron esta semana, según informó en un comunicado González Leiva, miembros de la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales (FLAMUR), presidida por Maura Iset González; de la Liga Cubana de Campesinos Independientes en San Luis, con sede en Santiago de Cuba; de la Coalición Democrática Cubana que preside Reinaldo Cosano y el Movimiento de Jóvenes de la Fundación Cubana de Derechos Humanos encabezado por Ahmed Rodríguez Albacia.

El presidente de la Fundación Cubana de Derechos Humanos pidió hoy al Gobierno cubano que "se haga responsable de la vida" de Fariñas y advirtió a La Habana de que será responsable "de cualquier incidente o situación" que pueda producirse en los alrededores del hospital donde está ingresado Fariñas, al que se están desplazando diversos grupos de disidentes que, según González Leiva, están siendo "limitados en sus movimientos" por las autoridades a través de 'turbas o actos de repudio' organizados.